El protocolo militar hecho poesía…

Marta Gómez/ Sevilla.

El subteniente Antonio López Escribano atiende al Observatorio a raíz del documental “Mi subteniente”, realizado por el reservista Álvaro Ramos. Escribano es natural de Madrid y actualmente está destinado en el Cuartel General del Ejército, con sede en Madrid

En el documental hemos visto cómo pasa largas horas en el Palacio de Buenavista mostrando a los civiles las diferentes historias que cuentan sus paredes. ¿Cuántos años lleva trabajando como guía en el Palacio de Buenavista?

Actualmente estoy en situación de activo, y llevo 17 años destinado en el Gabinete del JEME (Jefe del Estado Mayor del Ejército)  desarrollando los mismos cometidos, es decir, Área de Protocolo, visitas guiadas al Palacio de Buenavista (entre visitas oficiales de protocolo y al público en general, son unas tres mil personas al año), y también llevo parte de los Premios Ejército, sobre todo el tema de exposiciones (he montado unas cincuenta exposiciones, tanto en el Cuartel General del Ejército) como itinerantes). Entre las exposiciones fuera de la capital, me cabe la satisfacción de haber llevado los Premios Ejército a la Universidad de Alcalá de Henares, Ciudadela de Jaca, palacios de las capitanías de Burgos y Zaragoza, a Palma de Mallorca y Melilla, y un largo etcétera

Imagino que entre todas las personas que han pasado por Buenavista tendrá alguna anécdota que recordar.

Entre las anécdotas que puedo contar, lo más relevante creo que ha sido las numerosas personas que he tenido la oportunidad de conocer y presentar el Palacio: Príncipe de Asturias, presidentes de Gobierno, ministros, presidentes de las reales academias de la Lengua, de Historia, de Bellas Artes de San Fernando, directivos de RTVE y de numerosos periódicos de la prensa nacional, grandes personajes de las ciencias, las artes y la política… 

En el documental se puede apreciar su vocación militar que combina con su pasión por la historia y la poesía. ¿Qué le apasiona de su profesión militar?

De mi profesión como militar me ha apasionado absolutamente todo, desde mis primeros años de juventud en la academia de Suboficiales y de Artillería y en primeras unidades operativas, como en los destinos en las postrimerías de mi carrera militar en el Gabinete del JEME. Siempre he intentado adaptarme a mis posibilidades para dar el máximo de mí en los destinos por los que he pasado.

Lleva años contando la Historia militar desde un punto de vista neutral, sin entrar en cuestiones ideológicas. ¿Qué opinión le merece a día de hoy el momento de España en temas de Defensa?

He estudiado mucha Historia, he leído muchos libros, pero sobre todo, he intentado ahondar en nuestra Historia Militar, si de guerras civiles se ha tratado, he leído lo concerniente a ambos bandos para sacar mis propias conclusiones, utilizadas siempre, bajo un prisma neutral.

Nuestra Historia es muy rica en acontecimientos de todo tipo, y podemos presumir de ella tanto de lo bueno como de lo malo, pues aquellos que la escribieron lo hacían siempre pensando en los intereses patrios, sus ideologías están muy lejos y nosotros no somos quiénes para juzgarlos. Aquella historia sólo hay que aprenderla para no cometer los mismos errores.

En lo concerniente a la actualidad, puedo decir que el Ejército está viviendo un período dulce, Soldados Profesionales con un índice de preparación técnica, física y cultural, y con experiencia en misiones internacionales, acostumbrados a interactuar con aliados y amigos de una forma adecuada, alcanzado el mayor índice de puntuación en las encuestas, y Unidades como la UME y otras muchas son el ejemplo palpable de lo que la sociedad quiere del Ejército.

En el documental comentó que “la balanza en el Ejército está más a favor de lo bueno que de lo malo…”. ¿Usted ahora mismo en qué lado de la balanza se encuentra dado el momento económico en el que nos encontramos?

El momento económico en el que vivimos no ha paliado en ningún caso nuestras inquietudes e ilusiones. Somos los mismos y llegaremos siempre a donde tengamos que estar, en cuanto a la aportación económica, todos sabemos lo que España dedica a Defensa, ahí están las cifras y con eso debemos cumplir nuestra misión

Como diría el poeta y comenta en el documental, “ser recordados, nada más, puede que sea ese el secreto de la eternidad· ¿De dónde le viene su afición por la poesía?

Mi afición a la poesía me viene por mi vocación como militar y apasionado a la historia. En las visitas recito porque creo que la poesía es una forma extraordinaria de llegar a la gente, y nuestra historia hay que contarla de forma pausada y sutil para que nos cautive.