LEYENDO

Interior justifica la reducción de 1.000 escoltas ...

Interior justifica la reducción de 1.000 escoltas por la crisis

Marta Gómez/Sevilla.

El Ministerio del Interior ejecuta su tercera fase de reducción de escoltas. 588 agentes dejarán de realizar protecciones dinámicas de personas. Mediante esta tercera fase, que se inició el pasado 23 de marzo, Interior llegará a ahorrar más de 3 millones de euros al mes

Desde marzo, el Gobierno lleva emprendiendo medidas austeras que se han materializado en el Ministerio del Interior a través del Plan de Reducción de Escoltas. En la primera fase, Interior se encargó de retirar hasta 424 escoltas de las empresas privadas del País Vasco y Navarra, suponiendo unos ahorros de 3.846.708,57 euros mensuales.

En una segunda fase, que comenzaba el pasado mes de mayo, Interior siguió ajustando las medidas de ahorro llevando a cabo una reducción de 422 efectivos sobre los 793 existentes de protecciones estáticas por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en los domicilios de diferentes personalidades.

Después de la puesta en marcha de recortes del Gobierno, en esta tercera fase, Interior ha destinado más de 1.000 agentes a labores de seguridad ciudadana, como puede ser patrullar o vigilar, si bien antes se dedicaban a labores de escoltas. Tampoco en esta ocasión el Ministerio ha detallado en qué van a consistir esas labores.

Así, el volumen de escoltas se reducirá para el presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, el del Tribunal Constitucional, el presidente y el fiscal jefe de la Audiencia Nacional y un reducido grupo de magistrados y fiscales de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo.

“El Gobierno se ajusta pero la izquierda abertzale coge más fuerza”
El gabinete de Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, tras un análisis de las situaciones de riesgo en nuestro país, correspondientes a miembros del Gobierno, altos cargos, cuerpo diplomático, jueces, fiscales, ex cargos, miembros de los gobiernos de las CCAA y otras personalidades, decidiría así suprimir casi todos los escoltas del Poder Judicial, desde el Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional, Fiscalía y Audiencia Nacional.

En esta tercera fase de protecciones dinámicas, las cifras han descendido considerablemente: de 613 personas protegidas se ha pasado a 333 personas; de 1.308 policías de escolta a 720, y, de 296 vehículos de protección a 177.

Interior ha dispuesto de esta manera que de 1308 agentes de FCSE en protecciones dinámicas se pasen a 720, “cuyas labores de protección no se corresponde con los actuales niveles de riesgo ni con las exigencias de ahorro derivadas de la crisis económica” explican desde el ministerio. Para apoyar esta reducción, el ministro del Interior se ha referido a la situación de otros países, donde en el resto de Europa las personas protegidas se cuentan por decenas, en España se cuentan por centenas.

En este sentido, el director de Operación del Grupo Especial de Escoltas, Emergencias y Seguridad (Gees-Spain), Diego Miranda, vería acertada la medida de Interior: “Se trata de encontrar el equilibrio entre el proteger a aquellas personas que por su problemática, empleo o cargo tienen un riesgo extra, sin caer por ello en el exceso, adaptándose al momento actual”. No obstante, el director de Gees Spain también mostraría sus discrepancias al respecto como lo hizo la semana pasada el propio ministro del Interior ante las posiciones aventajadas que está adquiriendo la izquierda abertzale: “La situación en el País Vasco es cada vez más tensa por la fuerza que ha adquirido el entorno de la izquierda abertzale. A mí, personalmente, me preocupa, porque aunque el Gobierno se esté ajustando a su plan de medidas austeras, también le está dando mucho protagonismo a la izquierda abertzale. Sin ir más lejos, el reciente vídeo, financiado con dinero público, que narraba la historia de cinco etarras en la cárcel. Ni como ciudadano ni como escolta lo entiendo, me lo explique quien me lo explique”.

“No hay que pecar de excesos en tiempos de crisis”
 Esta medida ha provocado la indignación tanto en la Fiscalía como en la Audiencia al ver reducido su número de escoltas. Así, varios jueces mostraron sus quejas el pasado lunes en el pleno de la Sala Penal alegando motivos como que “ETA aún no se ha disuelto y posee armas y explosivos”, manifestaba Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional. Igualmente, advertía de que la lucha contra el crimen organizado podría verse afectada por falta de seguridad. Los fiscales, afirman, aceptan los recortes llevados a cabo pero no la supresión total de los escoltas ya que esto supone un “incremento del riesgo” y sus condiciones de trabajo se ven afectadas gravemente.

La respuesta del Gobierno ante estas quejas encuentran fundamento en la situación actual de la crisis y en los estudios realizados por el Ministerio del Interior que “ponen de manifiesto que la mayoría de las protecciones, una vez activadas, no llegaban a desactivarse nunca, independientemente de que el protegido cesara en el puesto de responsabilidad que aconsejó en su día la protección o que disminuyera o desapareciera la situación de riesgo que la motivó”. De esta manera, “es conveniente revisar cada cierto tiempo los Servicios de Escolta y Protección Personal, ya que el riesgo no es siempre el mismo, dándole a cada asunto la importancia que se merece, sin olvidar que ETA aún no se ha disuelto, y, que hay muchas personalidades a las que la banda terrorista quiere asesinar”, afirmaba Diego Miranda.


ARTÍCULOS RELACIONADOS