LEYENDO

La sombra de un golpe de estado planea sobre Túnez...

La sombra de un golpe de estado planea sobre Túnez

El presidente de Túnez, Kais Saied ha cesado al primer ministro Hichem Mechichi y ha suspendido la actividad del parlamento, a raíz de las protestas masivas que se extienden por todo el país. La indignación generalizada ante la gestión del gobierno a la vista del alarmante aumento en los casos de COVID-19, se suma a la preocupación por la situación económica y social que atraviesa Túnez.

Miles de personas desafiaron las restricciones sanitarias y el calor para manifestarse el pasado domingo en la capital, y otras ciudades del país. La multitud, en su mayoría jóvenes, lanzaron gritos de «¡Fuera!» y consignas pidiendo la disolución del parlamento, así como la celebración de elecciones anticipadas. Las protestas fueron convocadas coincidiendo con el 64 aniversario de la independencia de Túnez por el grupo “Movimiento 25 de Julio”.

Las concentraciones se produjeron ante una fuerte presencia de fuerzas de seguridad, especialmente en Túnez, donde los bloqueos policiales cerraron todos los accesos que conducen a la calle principal de la capital, la Avenue Bourguiba. Hay que tener presente que esta avenida fue un punto clave para la revolución tunecina de hace 10 años, que acabó derrocando al gobierno dictatorial de Zine el Abidine Ben Ali, desatando los levantamientos de la Primavera Árabe y colocando a Túnez en el camino de la democratización, que ha seguido desde entonces a pesar de los desafíos sociales y de seguridad a los que se enfrenta.

Partidarios de Saied celebran la disolución del Parlamento y el cese del primer ministro/Reuters

Las fuerzas de seguridad también se desplegaron alrededor del parlamento, impidiendo el acceso de los manifestantes. En las calles de la capital, la policía hizo uso de gas pimienta contra los manifestantes que arrojaron piedras y exigían que el primer ministro Mechichi renunciara a su cargo y se disolviera el parlamento. También se produjeron enfrentamientos en las ciudades de Nabeul, Sousse, Kairouan, Sfax y Tozeur.

La semana pasada, Mechichi destituyó al ministro de Sanidad tras las caóticas escenas vividas en los centros de vacunación sin cita previa durante la festividad musulmana de Eid al-Adha, donde grandes multitudes hacían cola para recibir un suministro insuficiente de vacunas.

Sin embargo, la noticia de que Saied, elegido en 2019, asumiría plenos poderes ha dividido el país entre la celebración de sus partidarios y la preocupación de una oposición que inmediatamente ha tildado la decisión de golpe de estado. Se trata del mayor desafío al que se ha enfrentado una Constitución de 2014 que divide los poderes entre el presidente, el primer ministro y el parlamento.

La polémica decisión incluye la anulación de la inmunidad de todos los miembros del parlamento  y el nombramiento de un nuevo primer ministro en para devolver la calma al país.»De acuerdo con la constitución, he tomado las decisiones que la situación requiere para salvar a Túnez, al estado y al pueblo tunecino», dijo Saied tras la reunión de emergencia que mantuvo con sus asesores de seguridad después de que miles de tunecinos salieran a las calles.  «No se trata de una suspensión de la Constitución ni un desvío de la legitimidad constitucional, estamos trabajando en el marco de la ley», agregó.

Kaiis Saied

Por su parte el presidente del parlamento tunecino y líder del partido mayoritario en la cámara, Rached Ghannouchi, acusó a Saied de perpetrar «un golpe de estado contra la revolución y la constitución» tras conocer la medida. «Consideramos que las instituciones siguen en pie y los partidarios de Ennahdha y el pueblo tunecino defenderán la revolución», dijo Ghannouchi.

La figura de Saied no está exenta de controversias y se ha visto enzarzado en disputas políticas con el primer ministro Mechichi desde que este asumiera el cargo el año pasad. Mientras, el país enfrenta una crisis económica y ofrece una respuesta vacilante frente a la pandemia de COVID-19. Túnez se ha visto abrumado por los casos de coronavirus, con más de 18.000 personas muriendo a causa de la enfermedad en un país de aproximadamente 12 millones de habitantes.

Este nuevo bloqueo gubernamental podría hacer fracasar los esfuerzos para negociar un préstamo del Fondo Monetario Internacional, considerado crucial para estabilizar las finanzas del Estado.


Analista especializado en el entorno de la información y Defensa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS