LEYENDO

Las incursiones aéreas chinas aumentan la presión ...

Las incursiones aéreas chinas aumentan la presión sobre Taiwan

“Es todo nuestro” es la respuesta que se le atribuye al piloto de combate chino que supuestamente habría incurrido en la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ, por sus siglas en inglés), al suroeste de Taiwán, tras ser interpelado por el interceptor procedente de Taipei para que se retirase fuera de los límites de dicha demarcación.

F-16 de la Fuerza Aérea de la República de China (Taiwán) junto a un bombardero H-6K de la Fuerza Aérea del EPL que entró en su espacio aéreo (2018)/Ministerio de Defensa de Taiwán

Según las grabaciones filtradas a la prensa taiwanesa, el breve intercambio de palabras mantenido por los pilotos de la Fuerza Aérea de la República de China (Taiwan) y la Fuerza Aérea del EPL (Ejército Popular de Liberación chino) habría tenido lugar a las 10:04 am hora local después de que el avión de combate chino irrumpiese en la ADIZ aproximándose al espacio aéreo taiwanés.

El interceptor habría enviado una advertencia vía radio a su homólogo chino: «Aquí la Fuerza Aérea de la República de China. El avión de combate chino que actualmente vuela a 6.000 metros en el espacio aéreo al suroeste de Taiwán, usted ha ingresado en nuestro espacio aéreo y está afectando la seguridad de la aviación. De la vuelta y salga de inmediato».

La respuesta que supuestamente habría llegado segundos después, por parte del piloto chino, sería la siguiente:»Esto es todo nuestro». Al parecer las redes sociales, y en concreto la página de Facebook “Southwest Airspace of TW” (SATW), habrían jugado un papel principal a la hora de sacar a la luz el escueto cruce de palabras entre los pilotos.

Comunicado en la cuenta oficial del Ministerio de Defensa de Taiwán/MD Taiwán (Twitter)

Dicha entidad estaría integrada por observadores ocupados en rastrear los movimientos de aeronaves militares y civiles alrededor de Taiwán, informando particularmente sobre las maniobras de los ejércitos chino y norteamericano. Para ello habrían empleado una estación de radio capaz de captar la frecuencia de emergencia aeronáutica de 121,5 MHz. Según han confirmado las fuentes, a pesar de que el ejército taiwanés también utiliza la frecuencia de 243,0 Mhz, todas las advertencias se habrían producido en la misma frecuencia de emergencia.

Al parecer este tipo de incursiones por parte de la fuerza se está intensificando y el pasado 18 de marzo se habría registrado un incidente de similares características en el que estaría involucrado un avión de reconocimiento chino. Según las cifras facilitadas por el Ministerio de Defensa de Taiwán, solamente en el mes de marzo se habrían detectado 61 intrusiones por parte de aeronaves chinas y 208 en lo que va de año.

Hay que tener en cuenta que un mismo aparato puede realizar más de una incursión en un mismo día, retirándose solo para volver a invadir dicho espacio aéreo con posterioridad. En esta ocasión el avión del EPL habría efectuado un total de diez incursiones el pasado lunes.

El incremento de este tipo de actos, protagonizados por la fuerza aérea china, tiene lugar en paralelo al refuerzo de relaciones diplomáticas entre EE.UU y Taiwán. Concretamente se producen a la sombra de pacto firmado con la Guardia Costera el pasado 26 de marzo y en el marco de la visita a Taipei por parte de un diplomático norteamericano el día 29.

Según los expertos este tipo de actividades rebasarían la mera intimidación y sugerirían que China podría estar tratando de perfeccionar sus maniobras militares. «Da la impresión de que el EPL está intensificando los preparativos para futuros conflictos», afirmaba al respecto Hung Tzu-chieh, investigador del Instituto de Investigación de Seguridad y Defensa Nacional en Taipei.

Bombardero H-6 del EPL en las proximidades del Estrecho de Taiwán (barrera no oficial entre ambos países) en 2020/Ministerio de Defensa de Taiwán

Los investigadores aseguran que este tipo de vuelos, a pesar de la frecuencia actual, no tenían precedentes similares. En un informe publicado este mismo mes el Ministerio de Defensa taiwanés ofrecía datos relativos a las horas de vuelo extra (hasta 1000 adicionales), que los pilotos del país habrían asumido solamente con el objetivo de disuadir a las aeronaves chinas.

Sin embargo, el aumento de la actividad china en la región no es una cuestión que preocupe solamente a Taiwán. En los últimos años la preocupación se ha extendido a otros países que tienen intereses estratégicos en las proximidades, entre ellos Japón. Según publican medios nacionales, el Ministerio de Defensa de Japón está buscando aumentar la presencia de sus Fuerzas de Autodefensa en la isla de Yonaguni, situada a menos de 70 millas al este de Taiwán.

La isla, que forma parte de la prefectura japonesa de Okinawa, alberga aproximadamente a 1.700 habitantes y alrededor de 160 soldados japoneses. En caso de conflicto, los temores de Japón se traducen en que China pudiera ver en la isla su siguiente objetivo de expansión. En este sentido los analistas estiman que existe una alta probabilidad de que un hipotético conflicto entre Taiwán y China involucrase también a Estados Unidos y, por ende, también a Japón en virtud de los tratados internacionales entre países.

¿Chiva VS Taiwán?

China ve en Taiwán una provincia separatista que eventualmente volverá a formar parte del país y ha prometido retomarla por la fuerza en caso de que sea necesario. Entre la población taiwanesa hay quienes entienden que  esto podría llegar a suceder en el futuro, sin embargo existe un sector en el que impera el sentimiento de que Taiwán es de facto una nación independiente al margen de la oficialidad. El clima de tensión entre ambos actores podría desembocar en un conflicto armado que implicaría a terceros países aliados, entre ellos EE.UU.

Para conocer los orígenes del conflicto tenemos que remontarnos al año 239 d.C, momento en que la isla es citada por primera vez en los registros chinos. Posteriormente y tras un breve período colonial bajo dominio holandés, Taiwán queda bajo la administración de la dinastía Qing entre1683 y 1895.  Las éxodos masivos de población china a lo largo del siglo XVII hicieron que los descendientes de estos migrantes constituyan en la actualidad el grupo de población predominante.

Chiang Kai-shek/Getty

Sin embargo, sería tras la 2ª Guerra Mundial, que China volvería a poner las manos sobre en el gobierno de la isla con el beneplácito de sus aliados, tras la rendición de Japón que terminó por renunciar  al control del territorio previamente arrebatado a China.

Durante la guerra civil china, Chiang Kai-shek y sus tropas fueron rechazadas por las fuerzas de Mao Zedong, retirándose a Taiwán (1949). Kai-shek y sus seguidores dominarían la política de Taiwán en lo sucesivo, estableciendo una dictadura hereditaria que posteriormente daría paso a un proceso de democratización que resultó en el primer presidente elegido por el pueblo.

Manifestación de apoyo a la independencia de Taiwán/AFP

Posteriormente las relaciones entre China y Taiwán “mejorarían” y terminó por llegarse a la formula conocida como “un país, dos sistemas”, en virtud de la cual la isla gozaría de una autonomía considerable si aceptaba la reunificación con China. No obstante, la oferta china fue rechazada y en elecciones sucesivas la victoria de candidatos claramente independentistas llevó a China a aprobar leyes anti-secesión que contemplaban los medios no pacíficos para sofocar una posible insurrección.

A pesar de la falta de relaciones formales, EE.UU y Taiwán tienen un acuerdo que contempla el suministro de armamento defensivo en caso de conflicto con China. Salvando el bache en las relaciones que supuso la administración Trump, a su llegada al poder Biden ha asegurado que “el compromiso con Taiwán es sólido como una roca”.


Analista especializado en el entorno de la información y Defensa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS