LEYENDO

Los 3000 cohetes de Hamas desafían la «Cupula de H...

Los 3000 cohetes de Hamas desafían la «Cupula de Hierro» israelí

La escalada de tensión entre Israel y Hamas acaba de entrar en su segunda semana sin indicios de un alto el fuego que de un respiro a la población de ambos territorios. Israel ha inaugurado la semana con una de las incursiones aéreas más intensas desde que dieran comienzo los combates, como respuesta a los bombardeos contra ciudades del sur de Israel por parte de Hamas.

El número total de muertos en Gaza se eleva a 200 y se habla de 1.305 personas heridas, según el ministerio de salud dirigido por Hamas. Por su parte Israel asegura que entre las víctimas habría más de 130 militantes, información que Hamas no ha reconocido.

A medida que transcurren los días, el guión del conflicto ha terminado por convertirse en algo predecible. Hamas dispara cohetes contra ciudades israelíes, Israel toma represalias bombardeando el punto de origen de los cohetes en Gaza, Hamas hace recuento público de bajas civiles de cara a la galería y todos miran a Israel preguntándose cuando cesarán los ataques.

A medida que pasen los días resultará más fácil caer en la trampa emocional tendida por Hamas o ignorar las consecuencias de los ataques israelíes en nombre de la autodefensa. Hasta el momento las voces se dividían como es habitual entre detractores y partidarios de unos y otros. Sin embargo, el bombardeo durante este fin de semana de un edificio en Gaza que albergaba oficinas de medios, entre ellas Associated Press y Al Jazeera, ha desequilibrado ligeramente la balanza de las narrativas después de que el Departamento de Estado norteamericano haya advertido a Israel de que la protección de periodistas en zonas de combate debe ser un principio inviolable.

La pelota está en campo israelí pero la realidad resulta algo más compleja y el monstruo en estos casos suele tener más de una cabeza. Según el gobierno de Israel el edificio atacado también era utilizado por Hamas con fines de inteligencia. Algo que encajaría con el modus operandi de Hamas a la hora de utilizar civiles y periodistas como escudos humanos en este tipo de conflictos.

Israel también advirtió a los periodistas y al resto del personal en el edificio que se retiraran una hora antes del ataque. Una advertencia que fue tomada en serio, razón por la cual no hay que lamentar informes de víctimas en este caso. Esto también habría permitido escapar a los militantes de Hamas, pero es una muestra del mensaje que pretende lanzar Israel evitando en lo posible la muerte de civiles en este tipo de ataques. Los daños colaterales son una dramática realidad y estas situaciones son el terreno propicio para que las tensiones desemboquen en errores y estos a su vez en pérdidas de vidas humanas.

Hay que quienes disparan primero y preguntan después, algo que se la ha achacado en no pocas ocasiones al propio Israel. En este contexto conviene tener presente que en esta ocasión el conflicto fue iniciado por Hamas con el lanzamiento de cohetes contra Israel después de semanas de creciente tensión en Jerusalén Oriental que culminaron en enfrentamientos. Hamas, que controla Gaza, comenzó a disparar cohetes tras advertir a Israel que se retirara de la zona, lo que provocó ataques aéreos de represalia.

El arsenal de cohetes de Hamas, suministrado directamente por Irán o fabricado en Gaza con piezas suministradas por sus aliados, es más grande y más sofisticado que nunca, y las Fuerzas de Defensa de Israel aseguran que hasta el domingo los islamistas habían disparado unos 3.000 cohetes contra su territorio. El milagro en este caso es que no haya que lamentar más bajas, algo que en gran medida se debe al sistema de defensa antimisiles israelí, conocido como “Cúpula de Hierro”.

En el momento en que Hamas inicia una nueva ofensiva, Israel tiene la obligación de neutralizar la amenaza. Esto significa atacar los túneles subterráneos donde se fabrican y almacenan las armas. Sin embargo, el coste diplomático de cada incursión aérea es notable, algo de lo que son plenamente consciente unos políticos israelíes a los que no les queda más remedio que seguir presionando mientras los cohetes continúen surcando los cielos.

Uno de los principales objetivos de Irán a la hora de alentar la ofensiva de Hamas es hacer volar en pedazos los Acuerdos de Abraham del año pasado entre Israel y varios estados árabes. Los acuerdos fueron la mejor vía para la paz entre judíos y árabes en décadas, y crearon un frente unido que iría en contra de los planes de Irán en la región.

Diseñado por las firmas israelíes Rafael Advanced Defense Systems e Israel Aerospace Industries, el Iron Dome comenzó a funcionar en 2011.Considerado uno de los sistemas de defensa más avanzados del mundo, el Iron Dome utiliza un radar para identificar y destruir las amenazas entrantes antes de que puedan causar daños.

Iron Dome/Cúpula de Hierro

El sistema fue diseñado especialmente para ayudar a combatir armas de corto alcance como los cohetes disparados desde Gaza. La rentabilidad de este sistema está fuera de toda duda, especialmente teniendo en cuenta su capacidad para diferenciar entre misiles que probablemente impactarán en áreas habitadas, de aquellos que no lo harán. Las unidades estáticas y móviles solo lanzan misiles interceptores para derribar cualquier cosa que se interprete como una amenaza.

Ha transcurrido una década desde que la Cúpula de Hierro entró en funcionamiento. Hoy Israel cuenta con 10 baterías desplegadas a lo largo de todo el país, cada una con tres o cuatro lanzadores que pueden disparar hasta 20 misiles interceptores. «El número de israelíes muertos y heridos sería mucho mayor si no hubiera sido por el sistema Iron Dome» dijo esta semana el portavoz militar israelí, el teniente coronel Jonathan Conricus.

Sin embargo, algunos expertos apuntan a la posibilidad de que la intensidad de los recientes bombardeos desde Gaza no sea más que un intento de abrumar la capacidad defensiva de Cúpula de Hierro, lo que genera ciertas preocupaciones acerca de las posibles limitaciones del sistema.


Analista especializado en el entorno de la información y Defensa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS