LEYENDO

Nuevos ataques ponen en peligro el alto el fuego e...

Nuevos ataques ponen en peligro el alto el fuego entre Israel y Gaza

Israel reanudó los ataques aéreos contra objetivos militares en respuesta al lanzamiento de nuevos cohetes desde Gaza. Todo ello en el marco de un alto el fuego que apenas se cuenta por horas y que ya se encuentra al límite nada más ser declarado.

Tras más de 48 horas de enfrentamientos ininterrumpidos durante la semana pasada, conocíamos la noticia del alto el fuego acordado entre Israel y Yihad Islámica Palestina (YI o PIJ por sus siglas en ingles). Un breve respiro en medio de la tormenta desatada días atrás y en la que 34 palestinos han perdido la vida y más de 450 cohetes han impactado contra suelo israelí

Según los medios locales, esta última ronda de ataques israelíes habría alcanzado instalaciones pertenecientes al movimiento yihadista hiriendo a varios integrantes. Esta nueva ronda de ataques se ha producido después de que cinco cohetes procedentes de Gaza alcanzaran suelo israelí después de proclamarse un alto el fuego en que ambas partes habían aceptado sus respectivos compromisos.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), sostienen que los ataques aéreos habrían tenido como objetivo un complejo utilizado por Yihad Islámica para la fabricación de cohetes, y también una de las sedes de la organización terrorista en la ciudad de Jan Junis.

Desde ambos bandos se ha advertido de que tomaran represalias en caso de que persistan los ataques. Sin embargo, la escalada de tensión parece evidente y mientras que las FDI han anunciado que continuaran operando según sea necesario en defensa de los civiles israelíes; el ala militar de Yihad Islámica advierte que sus combatientes “todavía tienen sus dedos en los gatillos”.

¿Cuál fue el detonante en esta ocasión?

La violencia estalló el pasado lunes, tras conocerse el éxito de una operación israelí que habría acabado con la vida de uno de los comandantes del movimiento, Baha Abu al-Ata. Durante los enfrentamientos el peso de la lucha ha corrido al cargo de YI, mientras que Hamás se ha mantenido en un segundo plano.

El cruce de acusaciones no se hizo esperar y los medios palestinos aseguran que se trataba de víctimas civiles. Por su parte Israel niega la mayor y defiende que 25 de los 34 fallecidos eran insurgentes y que tras los ataques perpetrados desde Gaza, más 63 civiles israelíes precisaron de asistencia médica.

Según lo pactado en el alto el fuego, la facción palestina depondría las armas y llamaría a la calma en las sucesivas manifestaciones contra el bloqueo decretado por Israel y que tienen lugar cada viernes frente a la verja de separación, en el marco de lo que denominan la Gran Marcha del Retorno.

Por su parte Israel se habría comprometido a cesar los bombardeos y a detener los asesinatos selectivos de los líderes de Yihad Islámica, además de a abandonar el uso de fuego real para reprimir las manifestaciones periódicas, en las que la cifra de víctimas desde mayo de 2018 supera los 300 muertos.


Analista de inteligencia. Especializado en análisis del entorno de la información y Defensa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS