Afganistán más allá de la guerra

D. Gerardo Infante Muluya.

Caracterización geográfica de unos de los países que albergan el mayor conflicto internacional actual.

Situado en el Sudoeste de Asia, Afganistán cuenta con una superficie de 647.947 km2, de los cuales aproximadamente el 75% es montañoso. De hecho, las poco pobladas tierras altas centrales conforman la mayor parte del Hindu Kush, la principal cadena montañosa del país y la segunda más alta del mundo, con varios picos por encima de los 6.400 metros (el pico más elevado del país es el Nowshak, con 7.485 ms) en su extremo oriental. En la región noreste existe una importante actividad sísmica que con frecuencia causa cientos de muertes.

El clima puede catalogarse como continental extremo, con escasas precipitaciones. Una buena parte del territorio es desértico o semidesértico, excepto unos cuantos valles fértiles muy poblados, como el de Herat, al noroeste. Los ríos más importantes son el Amu Darya,  el Helmand y el Käbol[1].

Compar­te fronteras con Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán,  China, Pakistán e Irán.

La frontera con Pakistán, que se extiende a lo largo de 2432 km, es la mayor de todas y  la de China la menor, con 75 Km. La frontera con Pakistán fue establecida en 1893 por acuerdo entre el Secretario de Asuntos Exteriores del gobierno británico de la India, Sir Henry Mortimer Durand y el emir de Kabul, razón por la cual se la conoce como la Línea Durand.

Como ha ocurrido con otros países, esta frontera dividió el te­rritorio de la etnia pashtún entre la India británica y Afga­nistán, al parecer con el propósito de debilitar el poder de estas belicosas tribus. Este arbitrario ha sido causa de que desde entonces se convirtiera en permanente foco de conflictos.

Sus principales ciudades son:Kabul (3.120.963 h.), Kandahar (401.395), Mazar e Sharif  (314.915), Herat (278.209) y Jalalabad (208.960)

País con escasas y muy deficientes comunicaciones, las principales carreteras que lo unen con Pakistán son la que discurre entre Islamabad y Kabul a través del paso de Khyber, y la que une la ciudad de Que­tta en el Baluchistán pakistaní con la ciudad afgana de Kandahar, atravesando el paso de Chaman. Ambas discurren por terrenos angostos y tortuosos, razón por la que son empleadas por los insurgentes para hostigar a los convoyes de abastecimientos de las fuerzas inter­nacionales que operan en Afganistán.

Un caso curioso lo constituye la frontera con China, en el extremo oriental del corredor de Wakhan, un valle de unos 200 ki­lómetros de largo y entre 20 y 30 de ancho, que conecta la provincia nororiental afgana de Badakhshan con China a través de un puerto de 4.992 metros de altitud en la cor­dillera del Pamir. Este corredor sirve de frontera al norte con Tayikistán y al sur con Pakistán, y fue acordado por rusos y británicos en 1895 como zona tapón entre ambos imperios.



ARTÍCULOS RELACIONADOS