LEYENDO

FCAS. España se une al proyecto aéreo conjunto de ...

FCAS. España se une al proyecto aéreo conjunto de Europa

El Futuro Sistema de Combate Aéreo, FCAS (por sus siglas en inglés), ha sido presentado como el programa aeronáutico de vanguardia europeo, impulsado por Alemania y Francia, y al que ahora se suma España. El caza de quinta generación sobre el que gira el proyecto se espera que esté para el servicio a partir de 2040 para relevar a los actuales Eurofighter Typhoon y Dassault Rafale.

A finales de enero la ministra española de Defensa, Margarita Robles, recibía la confirmación para unirse al FCAS tras haber mostrado interés a sus homólogas de Francia y Alemania, Florence Parly y Ursula von de Leyen, respectivamente. En abril del pasado año Airbus y Dassault Aviation ratificaban su compromiso al desarrollo conjunto de este programa «para garantizar la soberanía europea y el liderazgo tecnológico del sector de la aviación para las próximas décadas», tal y como lo anunciaron tras la confirmación del proyecto. La complejidad para obtener la capacidad operativa para llevar a cabo el programa fue clave a la hora de decidir sobre la tarea conjunta entre las dos empresas. «El proyecto que mantendrá e impulsará las capacidades y soberanía de Europa en materia industrial y de seguridad», puntualizaba una de las compañías aeronáuticas, que ya ha estado a cargo de otros programas de aviación militar como el Eurofighter.

El Futuro Sistema de Combate Aéreo tiene varios objetivos. No sólo aspira a crear un avión de combate de última generación, también ambiciona acoplar un abanico de funciones capaces de convertir al propio caza en una plataforma de armamento autónomo. Unas aspiraciones que han sido confirmadas por el primer responsable de FCAS, Bruno Fichefeux, quien compara el pilotaje de este caza con un puesto de mando y control más que de una cabina de avión. Esto deja entrever la funcionalidad, las aspiraciones y el nivel de modernización que se ha depositado en el proyecto.

Por tanto, el programa no se limita al desarrollo del caza, sino que aspira a poder controlar desde éste vehículos aéreos no tripulados (UAV), a modo de plataforma avanzada, gracias a los sistemas de sensores avanzados y UAV capaces de operar conjuntamente. Tal inversión también aspira a desarrollar todo un sistema aeronáutico preparado para maniobrar de manera conjunta con los sistemas de combate tanto terrestre como naval. Es así que los propulsores del programa han enfatizado en el factor de la hiperconectividad como elemento clave del Futuro Sistema Aéreo de Combate. Además de la modernizaciones ya mencionadas, se espera poder evolucionar el Sistema de Armas de Nueva Generación (NGWS, por sus siglas en inglés), que espera conectar el caza con otras aeronaves – aviones de transporte, drones de altitud media y largo alcance –por vía satelital.

En cuento a España, aún queda por definir sus implicaciones en el proyecto, en el cual, por ahora, sólo se ha confirmado su inclusión; aún no se han concretado las cifras de su inversión económica y su participación industrial. Airbus ha recalcado que «este proyecto ayudará a mantener y fortalecer la capacidad industrial de España y beneficiará de manera más amplia a la cadena de suministro, respaldando el desarrollo de nuevas técnicas y tecnologías a lo largo de las siguientes décadas».

Las empresas responsables ya han dado una aproximación del calendario que exige un proyecto de tal envergadura. Se espera concretar el periodo de «estudio de concepto» en 2021, en donde debe estar perfilado el guión a seguir; tras ello comenzará la fase de «definición, diseño y desarrollo», que durará aproximadamente una década; se estipula que será a partir de 2030 cuando dé comienzo la producción; con la consecuente puesta en funcionamiento entre 2040-2060. Es una constante que en los proyectos militares se manejen fechas de tal amplitud, más aún cuando la tecnología puntera tiene un peso diferencial.

Aun cuando el programa se encuentra en su fase inicial, las aspiraciones de éste han dejado patente el objeto de no quedarse atrás en materia militar con respecto a Estados Unidos o Reino Unido, representando uno de los proyectos vanguardistas más ambiciosos dentro de la Unión Europea en el ámbito de Defensa. Todo ello en aras de perfilar la próxima generación de aviones de combate de Europa.


Analista independiente, especializado en Conflictos Armados, Terrorismo y Geopolítica