LEYENDO

156.000 hombres desembarcaron en Normandía en solo...

156.000 hombres desembarcaron en Normandía en solo 2 horas

A lo largo de estos días, por gran parte del globo, se suceden los homenajes que conmemoran el 75 aniversario del desembarco de Normandía. El 6 de junio de 1944 es una de las fechas más populares en el calendario de la Segunda Guerra Mundial. Más conocido como “Día D”, aquella terrible jornada cambiaría el rumbo de la  contienda y precipitaría el inicio del fin de la Alemania nazi.

Los presidentes Macron y Trump durante los actos conmemorativos/Ian Langsdon

Líderes de todo el mundo se han congregado para conmemorar el 75 aniversario del Día D, acto que ha reunido a multitud de ciudadanos y veteranos en la catedral de Bayeux (Normandía). El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su homólogo Francés, Emmanuel Macron han pronunciado sus respectivos discursos frente a 12.000 personas en el cementerio estadounidense de Coleville-sur-mer, población francesa localizada en la región de Normandía.

También el cementerio británico, donde reposan cerca de cuatro mil soldados, ha recibido la visita del príncipe Carlos y su esposa Camilla, los cuales han rendido un emotivo homenaje a los caídos durante el desembarco.

Autoridades presencian una exhibición de vuelo durante los actos conmemorativos del 75 aniversario del Día D en Portsmouth/Matt Dunham

Los actos conmemorativos dieron comienzo en el día de ayer, con una ceremonia internacional celebrada en Portsmouth, lugar desde donde embarcaron, el 5 de junio de 1944, las tropas dispuestas a cruzar el canal. A la ceremonia asistieron el primer ministro francés, Emmanuel Macron, la primera ministra británica, Theresa May, el príncipe Carlos, la reina Isabel II, el presidente estadounidense, Donald Trump, la primera dama, Melania Trump, el presidente griego Prokopis Pavlopoulos, y la canciller alemana Ángela Merkel, entre otros.

Mientras Europa se encuentra enzarzada en un debate sobre su futuro, donde las corrientes integradoras, que todavía se sustentan en ese “espíritu de Normandia” que dio impulso a la consolidación de las alianzas tras la contienda, pugnan con esas otras voces eurófobas que reniegan del compromiso europeo vigente hasta el momento, los presidentes estadounidense y francés parecen haber aparcado sus diferencias el día de hoy, tal vez imbuidos por ese espíritu que cobra fuerza siempre que se aproximan fechas y hechos como los que hoy se conmemoran.

El presidente Macron no ha dejado pasar la oportunidad para reforzar el compromiso europeo y el valor de aquellas organizaciones que nacieron a la luz de la nueva Europa, en referencia a la Unión Europea, la Organización de las Naciones Unidas o la Organización del Tratado del Atlántico Norte y ha insistido en que “nunca podemos dejar de perpetuar la alianza de los pueblos libres”, reivindicando a su vez que “América nunca fue tan grande como cuando se batió por la libertad de otros”. El presidente Trump por su parte, con un discurso de tinte más patriótico y escaso mensaje político, ha recordado las hazañas acometidas por algunos de los veteranos presentes, alabando su “espíritu excepcional y el coraje fruto de la fe”, determinantes para alcanzar el éxito en aquel día y los que le siguieron.

El Día D

La madrugada de aquel día decisivo y solamente en las primeras dos horas, aproximadamente 156.115 hombres, contando soldados estadounidenses, británicos, canadienses y franceses del bando aliado, se vieron involucrados en una de las batallas más cruentas que se recuerdan y en el que es considerado el mayor desembarco militar de la historia. Frente a ellos 105.000 soldados alemanes dispuestos a lo largo de las trincheras y parapetados en los múltiples búnkeres que salpicaban la costa; a todo lo anterior hay que sumar las células de resistencia local que los alemanes activaron para la ocasión.

Una de las denominadas “once magníficas” tomadas por Robert Capa/National Geographic

El desembarco anfibio, denominado Operación Overlord, fue precedido por una intensa y prolongada campaña de bombardeos que tenían  como objetivo causar los máximos daños posibles a las defensas nazis. Para asegurar el éxito de la operación, durante los meses previos, se llevaron a cabo una seríe de estrategias de subterfugio con el fin de hacer creer a los alemanes que los ataques iniciales solamente serían un señuelo y que la ofensiva real se produciría en un punto distinto.

Son las 06:30 a.m. y da comienzo el desembarco de manera simultánea en las cinco playas elegidas. Los efectivos norteamericanos harán frente a la tiranía en las playas de Utah y Omaha (nombres clave con los que se designaron los puntos de ataque); los británicos tomarán Gold Beach y apoyados por efectivos franceses Sword Beach; y finalmente la fuerzas canadienses desembarcrían en Juno Beach. Hasta 15 naciones y regiones distintas estuvieron involucradas en la Operación Overlord.

Fotografía de un soldado en Omaha tomada por Robert Capa/National Geographic

Llegada la medianoche, las playas de Utah, Sword, Juno y Gold están aseguradas. Pero la resistencia en Omaha, unida a las condiciones adversas de la marea, se tradujo en numerosas bajas estadounidenses y una demora en la toma de dicho sector.

Solamente en el Día D el número de bajas aliadas ascendería hasta un total de 4.414 soldados muertos y más de 9.000 heridos. Se desconoce la cifra exacta de pérdidas alemanas durante aquella jurnada, pero las estimaciones las sitúan en torno a 4.000 y 9.000 muertos.


Analista de inteligencia. Especializado en análisis del entorno de la información y Defensa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS