LEYENDO

La mujer cumple 30 años en las Fuerzas Armadas y G...

La mujer cumple 30 años en las Fuerzas Armadas y Guardia Civil

Las mujeres representan 12 por ciento de los efectivos de las Fuerzas Armadas y  y apenas un 7’5 por ciento de los efectivos de la Guardia Civil tras tres décadas. 

No fue hasta 1988 que la mujer se incorporó, por Real Decreto Ley, a determinados cuerpos y escalas de las FAS . Desde entonces y de forma gradual tanto el Ministerio de Defensa como los diferentes Ejércitos han trabajado por la integración progresiva de las mujeres en sus distintas unidades y cuerpos. De hecho, no fue hasta 1991 cuando el acceso a la  condición de militar de empleo sería adquirida, sin discriminación por razón de sexo, por quienes ingresaran voluntariamente y con carácter profesional en las FAS.

A día de hoy, hay un total de 8.799 mujeres en el Ejército de Tierra, 2.576 en la Armada, 2.777 en el Ejército del Aire y 752 en los Cuerpos Comunes. En conjunto son casi 15.000 las militares que forman parte de las FAS. Sin embargo, los porcentajes revelan que, a pesar del progreso, todavía queda camino hasta lograr una equiparación entre géneros: las mujeres tan solo representan un 12’7 por ciento frente al 87’3 por ciento que aún encabezan los hombres de los 102.352 efectivos totales, según datos del Observatorio Militar para la Igualdad. Estos porcentajes permanecen estancados desde el año 2006 cuando la cuota de mujeres alcanzó el 12 por ciento, desde entonces el número de mujeres que integran las FAS se ha mantenido estable. Únicamente en los Cuerpos Comunes esta cifra se eleva ocupando las mujeres el 25’8 por ciento de las vacantes disponibles, según el Observatorio Militar para la Igualdad, organismo encargado de “analizar, debatir y hacer propuestas sobre la incidencias que las actividades relativas al ingreso, la enseñanza militar, la carrera militar y la conciliación entre la vida personal, familiar y laboral tienen sobre hombres y mujeres”,

Actualmente, la mujer de mayo graduación del Ejército es la Coronel Patricia Ortega, que ostenta 3 estrellas de ocho puntas en sus  galones desde el año 2006. Por detrás de ella, el 8’6 por ciento de las mujeres se encuentran integradas en la escala de oficiales, el 4’9 por ciento en la de suboficiales y el 16’6 por ciento en tropa y marinería.

En cuanto a la posición de la mujer en el resto de países europeos, por delante de España y en clara ventaja se encuentra Letonia: un 16’27 por ciento de sus efectivos son mujeres, seguido de Eslovenia, con un 15’41 por ciento, Bulgaria, con un 14’11 por ciento y Francia con un 14 por ciento. Márgenes que, pese a ser mayores que los españoles, siguen demostrando la existencia de una brecha de género dentro de las Fuerzas Armadas profesionales.

La mujer en la Guardia Civil 

Por su parte, el rol de la mujer en la Guardia Civil, que también cumple 30 años. Al igual que ocurriera en las FAS y también por Real Decreto, en 1988 fue la primera vez que se  permitió  el acceso a las pruebas de selección a las mujeres. Ese mismo año, 197 mujeres ingresaron en la Guardia Civil, formando parte de la 94º Promoción aunque no fue hasta el 1993 cuando ingresaría la primera mujer en la Academia General Militar de Zaragoza, -para iniciar la formación de 5 años.

“Cuando la mujer se incorporó a la Guardia Civil, se hizo todo tan rápido que no tuvieron en cuenta ciertos detalles de adaptación que dieron lugar a conflictos y estos desembocaron en la triste realidad de actitudes discriminatorias por parte de compañeros pertenecientes a las distintas escalas del Cuerpo. Existía un desequilibrio importante entre hombres y mujeres, a pesar de que se estaba viviendo un proceso de transformación de la Benemérita. Hoy en día, si echamos la vista atrás, podemos decir que las primeras promociones de mujeres tuvieron que romper muchas barreras, sacrificarse y vivir en una continua demostración de valía, para que las nuevas generaciones no sientan la misma desigualdad que en su día sufrimos muchas de nosotras. Resumiría la evolución desde un inicio muy duro y de mucho sacrificio hacia una normalidad donde las diferencias entre hombres y mujeres siguen siendo significativas”, explica a CISDE Carmen Carbajal, Cabo Primero de la Guardia Civil y Comisaria de la Exposición ‘Mujer y Guardia Civil’ junto a la también Guardia Civil Pilar Cascales.

Actualmente  5.107 mujeres se integran, en distintas escalas y empleos, en la Guardia Civil representando un ínfimo porcentaje del 2’77 por ciento de la escala de oficiales, un 2’00 por ciento de la escala de suboficiales y un 7’60 por ciento de la escala de cabos y guardias. “

“Uno de los principales desafíos de la Guardia Civil es continuar consolidando el papel de la mujer, trabajar en las políticas de igualdad y por supuesto que todo esto atienda a criterios de mérito y capacidad. No queremos que nos regalen nada, por eso no estamos a favor de la cuotas, ya que consideramos que no persiguen la igualdad. La finalidad de las cuotas es conseguir aumentar la representación de las mujeres, pero no creemos que sea la solución, dado que establecerlas sería reconocer que no podríamos alcanzar determinados puestos por nuestros méritos. Sin embargo, para que se tengan en cuenta los méritos y capacidades, hay que empezar a mirar a la mujer dentro del Cuerpo como lo que es, una “Guardia Civil”. El comité de igualdad tiene mucho trabajo por delante y no va a ser fácil. Es evidente que las mujeres y los hombres somos física y fisiológicamente distintos, y que la falta de mujeres en la cúpula de la Guardia Civil y en la toma de decisiones hace que estas necesidades se subsanen con retraso, un ejemplo son los chalecos antibalas femeninos, que después de 30 años van a ser adaptados a la fisonomía de la mujer”, explica Carbajal.
Algunas medidas que el cuerpo ha adoptado para aligerar la progresiva incorporación de la mujer a las unidades ha sido la constitución de un Observatorio para la Igualdad Efectiva entre mujeres y hombres que sustituya al actual Observatorio de la Mujer de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Esta medida fue adoptada en el año 2012 y está dirigida a fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Una mirada optimista hacia el futuro.
Según las comisiarias de la exposición, “Estamos convencidas que nos depara un futuro mejor, que la mujer Guardia Civil será más visible en especialidades que hasta hace poco sólo ocupaban nuestros compañeros y que en un futuro muy próximo, irán formando parte de especialidades donde todavía no hay ninguna mujer.  Cada día seguiremos luchando por estar presentes en todas las situaciones y decisiones que conciernen a la Guardia Civil y que todo esto no tenga que ser demostrando nuestra valía con más intensidad que nuestros compañeros, sino en un estado de total normalidad teniendo en cuenta únicamente méritos, aptitudes y actitudes”.


Periodista y analista internacional. Experta en Seguridad y Defensa y Terrorismo

ARTÍCULOS RELACIONADOS