LEYENDO

Análisis geopolítico de China. Una visión económic...

Análisis geopolítico de China. Una visión económica

Economia_China (2)

Julia Martínez. Analista de Riesgos.
Diciembre de 2015.

Resumen:

¿Supone la carrera armamentística china un factor de inestabilidad? El objetivo de este artículo es determinar si la República Popular de China puede llegar a constituir una amenaza como nueva potencia militar, basándose en el análisis de sus principales indicadores geopolíticos, del impacto del crecimiento de su presupuesto militar, así como de los riesgos y amenazas que suponen los conflictos actuales en la zona Asia-Pacífico.

PALABRAS CLAVE: Geopolítica, crecimiento económico, perspectivas, China, Asia-Pacífico, estrategia militar, riesgos, amenazas.

Abstract:

Is the Chinese arms race a destabilizing factor? The aim of this article is to determine whether the People’s Republic of China can pose a real threat as a new military power, based on its main geopolitical indicators and on the analysis of the impact of its growing military budget, as well as the risks and threats posed by current conflicts in the Asia-Pacific region.

KEY WORDS: Geopolitics, economic growth, prospects, China, Asia-Pacific, military strategy, risks, threats.


Indicadores geopolíticos

  • Superficie[1]: La República Popular de China es el cuarto país del mundo en extensión, y con sus 9,6 millones de km2 ocupa el 6,9% de la superficie total mundial.
  •  Población[2]: En 2015 la población de China asciende a 1.380 millones de habitantes, que representan un 18,7% del total mundial. La tasa de fertilidad se sitúa en 1,55 niños por mujer, y se espera que alcance 1,74 en 2050. La tasa de mortalidad infantil asciende a los 11,6 niños por cada 1.000 nacidos vivos, y se prevé que descienda a 3,6 en 2050. La esperanza de vida es de 75,4 años, y se espera que aumente a 82,5 en 2050.
  • Estructura poblacional[3]: Las previsiones apuntan a un futuro envejecimiento de la población, que se producirá gradualmente:
    Fig1

    Fig.1 Evolución de la estructura poblacional por edades

    • Población activa: En 2015, el 68% de la población tiene entre 15 y 59 años, seis puntos más que la media mundial (62%). Se espera que descienda al 50% en 2050, frente al 52,7% previsto para la cifra mundial.
    • Jóvenes: Los menores de 15 años representan en la actualidad el 17,2%, porcentaje considerablemente inferior al 26,1% mundial. En 2050 el porcentaje de jóvenes en China caerá hasta el 13,5% (21,3% en el mundo).
    • Mayores: Actualmente, los mayores representan el 16,8% de la población: 15,2% de 60 a 79 años y el 1,6% supera los 80 años. En 2050 el estrato de población de 60 a 79 años se duplicará hasta el 36,5%, y el de mayores de 80 se multiplicará por más de cinco hasta alcanzar el 8,9%.

Con objeto de poner en marcha políticas que frenen el progresivo envejecimiento de la población, se ha aprobado recientemente la ley que permitirá a las parejas tener un segundo hijo sin ser sancionado, derogando la anterior ley de hijo único, que ha evitado más de 400 millones de nacimientos en las últimas décadas. Si bien las previsiones oficiales tendrán que volver a ser estimadas, no se espera que se produzca un boom en la natalidad, dado que un segundo hijo suele ser económicamente inasumible, debido al impacto de los altos costes de educación y vivienda sobre el presupuesto familiar.

  • Economía[4]: Con un Producto Interior Bruto de 10,36b$ (billones de dólares) en 2014, China es la segunda economía por tamaño tras Estados Unidos (17,42b$), y duplica a la tercera, Japón (4,6b$). Hasta 2011, la economía china se caracterizaba por tasas de crecimiento anuales superiores al 10%, escasos niveles de consumo, grandes inversiones en actividades poco productivas, infraestructuras obsoletas y gran dependencia de las exportaciones, es decir, una situación económica vulnerable a largo plazo. Por consiguiente, las autoridades iniciaron una serie de reformas estructurales para lograr una transición ordenada a un escenario económico más sostenible, es decir, crecer a un ritmo más moderado y de forma más equilibrada, mediante el estímulo de la competitividad y el aumento de la productividad, además de la modernización de sus infraestructuras. La implementación de las primeras reformas ha causado una desaceleración económica transitoria, ya que se prevé que la tasa de crecimiento disminuya al 6,8% en 2015 y al 6,3% en 2016. No obstante, dichas reformas serán beneficiosas a medio y largo plazo, cuando comiencen a notarse sus efectos.
  • Mercados financieros: Entre las reformas emprendidas, se están tomando medidas para liberalizar los mercados financieros internos, posibilitando una asignación más eficiente del capital, al ser el mercado el que determine los precios de los activos financieros y los tipos de interés. También se ha llevado a cabo una modificación del régimen cambiario, que facilitará la integración de China en los mercados financieros internacionales y fomentará la autonomía de la política monetaria. Recientemente el renminbi (yuan) ha superado el examen técnico para ser incluido en septiembre de 2016 dentro de la cesta de divisas[5] del Fondo Monetario Internacional. El volumen de la cartera de reservas exteriores ascendía a de 375.589[6] millones de dólares en octubre de 2015.
  • Energía[7]: En las últimas décadas, el papel de China en el mercado internacional energético ha sido más que relevante, dado el tamaño de su economía. Es el segundo consumidor mundial
    Fig2

    Fig.2. Flujos de petróleo hacia China en 2014

    de petróleo, con el 12,4% del total mundial en 2014. Su consumo energético no para de crecer, al contrario que en el resto de países, en los que el descenso ha sido la tónica general. China ha pasado de importar 6,74 millones de barriles diarios en 2004 a 11,06 millones en 2014. El petróleo que importa procede principalmente de Oriente Medio (46%), África Oeste (15%), Federación Rusa (12%) y América Central y Sur (10%). Desde el año 2011, Arabia Saudita es el mayor suministrador de energía de China. El 80% del petróleo entra en China por vía marítima, lo que ha significado un desplazamiento en el flujo de transporte energético internacional, ya que hace unas décadas los principales movimientos se producían desde el Golfo Pérsico a Estados Unidos y Europa, y en la actualidad China e India son los destinos principales. Por otra parte, las grandes compañías públicas chinas han invertido en empresas de países productores[8] (África, Sudamérica), siguiendo una estrategia encaminada a garantizar el suministro energético necesario para satisfacer la creciente demanda.

  • Contexto internacional: En cuanto a los intercambios comerciales, el protagonismo de China en el comercio mundial ha crecido significativamente en las últimas décadas. Con el fin de contener este auge, Estados Unidos la ha excluido[9] del conjunto de los doce países que han firmado el Acuerdo de Asociación Transpacífico[10], que según estimaciones oficiales suponen el 40% del total mundial. Pero China tiene otro proyecto más ambicioso, la nueva Ruta de la Seda, que consiste en una extensa red de infraestructuras de comunicación y transporte, que mejorará la conexión con el resto de Asia, Europa y África. Con respecto a los bienes intermedios, consume la mitad de los metales básicos que se producen en el mundo[11] (mena de hierro, cobre refinado, aluminio primario y níquel fundido y refinado), materiales imprescindibles en la producción industrial y la construcción. China tiene un papel esencial en la cadena productiva mundial, por su labor de trasformación de dichos factores en bienes intermedios o finales que, posteriormente, exporta a terceros países. La reciente ralentización económica de China ha reducido el ritmo de la cadena de producción mundial, afectando a los mercados de metales, en los que se han producido significativas caídas de precios. En cuanto a las relaciones internacionales, China es la C de BRIC[12], es líder de la SCO (Organización de Cooperación de Shanghái), tiene un papel de relevancia en el Foro APEC (Cooperación Económica Asia-Pacífico), es observador en el Consejo del Ártico,…

Estrategia militar de China

El presupuesto militar oficial de China para el año 2014 ascendió a 136 mil millones de dólares. No obstante, es difícil estimar el gasto militar real, debido a la escasa transparencia de las cifras económicas y financieras por parte de las autoridades chinas, que presentan importantes omisiones, como la cuantía de los contratos para la adquisición de armas y equipamiento y las partidas de gasto en investigación y desarrollo. Instituciones como The International Institute for Strategic Studies[13] estiman el gasto militar de China en 129 mil millones, y otras como The Department of Defense of United States of America[14] elevan dicho importe hasta los 165 mil millones. Aunque parece que la cantidad más aproximada sería la que publica SIPRI[15], que cifra el gasto en 216.371 millones de dólares, incluidas partidas omitidas, lo que supone un 2,06% del PIB y el 7,3% del total de gasto del gobierno.

Fig3. Distribución del gasto militar en 2014

Fig3. Distribución del gasto militar en 2014

El presupuesto fue el segundo más grande del mundo, después de Estados Unidos con 609.914 millones. En los últimos veinte años se ha multiplicado por casi 9, cifra considerablemente superior al incremento registrado en otros países como Estados Unidos (1,3), Rusia (1,8), Arabia Saudita (3,6) o India (2,6).

En los últimos años, diversas reclamaciones territoriales han aumentado la tensión en el Mar de China, algunas de las cuales parece que no se ajustan al ámbito del ordenamiento jurídico internacional. Esta situación ha acelerado el proceso de transformación y modernización de sus ejércitos, sobre todo en la armada, de manera que una parte relevante de la dotación presupuestaria se ha destinado a reforzar los medios marítimos.

En cuanto al potencial tecnológico, desde 1993, cada dos años se elabora la lista Top500[16], en la que se establece un ranking de los supercomputadores conocidos, en función de su habilidad para resolver sistemas de ecuaciones. En las últimas ediciones[17], encabeza este ranking el Tianhe-2, supercomputador desarrollado por China’s National University of Defense Technology, con 33,86 cuatrillones de cálculos por segundo, que serán 100 cuatrillones en 2016 cuando sea actualizado[18]. Por tanto, se puede afirmar que las autoridades chinas se han preocupado por tener altas capacidades tecnológicas vinculadas con el sector de la defensa.

China tiene, por consiguiente, un enorme potencial tecnológico. Dispone de la capacidad para destruir satélites de baja órbita y en el futuro también la tendrá para destruir los satélites de órbitas superiores[19], pues parece ser que está desarrollando la tecnología necesaria.

Riesgos y amenazas

Con 14.500 km de costa, las aguas de China están expuestas a varios conflictos internacionales, además de la piratería, el tráfico de ilícitos y eventuales desastres naturales. Fuera de sus 22.117 km de fronteras, China está rodeada por 25 países con los que ha tenido y tiene tensiones geopolíticas. Con algunos ha llegado a tratados bilaterales o acuerdos, pero todavía persiste un considerable número de conflictos que suponen un riesgo o amenaza para la zona:

  • Conflictos externos: Archipiélago de Islas Paracelso (disputa con Vietnam por 130 islas coralinas), Islas Spatly (pugna con Vietnam, Filipinas, Malasia, Indonesia, Brunei y Taiwán por 150 islas, islotes, arrecifes y cayos), Islas Senkaku (escenario de tensiones con Japón, agravado desde que el gobierno chino ha establecido unilateralmente la Zona de Identificación de Defensa Aérea), islas artificiales (en las que China está instalando infraestructuras militares), franja suroeste fronteriza con India, zona norte colindante con Rusia,… Estados Unidos ha efectuado un giro hacia el Pacífico, al establecer que la seguridad de los países aliados en Asia constituyen intereses para su seguridad nacional.
  • Conflictos internos: Además de otros movimientos populares de carácter prooccidental, varias tensiones internas persisten en algunas regiones:
    Figura 4

    Figura 4

    • Tíbet: Movimientos pro-tibetanos reclaman la autodeterminación del pueblo tibetano.
    • Sinkiang: Separatistas uigures (de religión musulmana) protagonizan el movimiento independentista del Turquestán Oriental.
    • Provincia de Taiwán: China reivindica su soberanía sobre la isla de Taiwán, considerando que pertenece a la Provincia de Taiwán, incluidas algunas islas adyacentes. Taiwán (República de China) es un estado soberano desde 1.949, que actualmente sólo es reconocido por 22 países.
  • Conflictos ajenos: Una serie de conflictos entre países vecinos también suponen un riesgo añadido a los anteriores, como las tensiones entre Corea del Norte y Corea del Sur, la situación de Afganistán, la inestabilidad de Pakistán, la disputa por el territorio de Cachemira entre Pakistán e India (con la consiguiente escalada armamentística de sendos países). La tensión nuclear[20] entre Pakistán e India es especialmente preocupante, aunque contenida por una mutua estrategia de disuasión nuclear, en la que India juega el rol de la disuasión sencilla (reconoce su capacidad ofensiva para responder a un eventual ataque nuclear por parte de Pakistán) y Pakistán el de la disuasión difícil (forzado a actuar defensivamente ante la manifiesta superioridad nuclear de su rival).

El potencial marítimo y tecnológico de China es una amenaza para los países de su entorno. Además, las autoridades chinas han manifestado su pretensión de ganar relevancia tanto a nivel mundial, como a nivel local, retomando las históricas reivindicaciones territoriales, lo que sin duda generará mayores tensiones con sus países vecinos.

Perspectivas futuras

China se autoproclama país en vías de desarrollo, con un extraordinario crecimiento económico que ha permitido sacar de la pobreza a gran parte de su población. Su gobierno persigue el sueño chino[21] de volver a convertirse en nación de referencia en el mundo, por lo que es consciente de que sus políticas deben ir encaminadas a la consecución de un modelo de prosperidad y modernización, con el fin de alcanzar el tamaño económico que permita cubrir las necesidades básicas de la población.

El crecimiento debe ser equilibrado y sostenible a largo plazo, fortaleciendo la cohesión social. Este objetivo va más allá del ámbito estrictamente económico, dado que se enmarca dentro de su estrategia de seguridad nacional, en la que el modelo de desarrollo es un factor clave. Además, el hecho de que China mantenga su dinamismo económico también es importante para muchos países de su entorno, y fundamental para mantener el equilibrio geopolítico mundial.

En las próximas décadas China se enfrentará a grandes desafíos, como afrontar la desigualdad de renta, reducir su contribución a la degradación del medio ambiente y paliar su vulnerabilidad energética. Si continúa el proceso de implementación de las reformas estructurales iniciadas, se consolidará la transición hacia un nuevo patrón de crecimiento, que implicará un mayor peso de China en la economía mundial. A través de los canales comerciales y financieros, ese mayor protagonismo económico se transmitirá a las economías del resto de países. A corto plazo las reformas están provocando una desaceleración transitoria en el ritmo de crecimiento. Sin embargo, en el medio plazo, salvo por la posible explosión de las actuales burbujas especulativas, es de esperar que el proceso de liberalización financiera iniciado aumente la confianza de los mercados financieros internacionales y consideren a China como una gran oportunidad de inversión.

Desde el punto de vista de la seguridad y la defensa, ha establecido alianzas militares con la mayor parte de los países vecinos, lo que a priori es garantía de estabilidad en su entorno. Sin embargo, un eventual agravamiento de la tensión derivada de los conflictos internos, externos y ajenos podría incrementar la inestabilidad la zona. El gobierno está destinando un gran parte de su presupuesto militar a transformar y modernizar sus fuerzas armadas. No obstante, Estados Unidos considera que la seguridad de los países aliados en Asia es de interés para su seguridad nacional, por lo que las próximas estrategias de ambos países tendrán repercusiones en el futuro.

Conclusión

Con un volumen de reservas de 376 mil millones de dólares y unas perspectivas macroeconómicas favorables en el medio plazo, la República Popular de China será capaz de generar un volumen suficiente de recursos que le permitirá emprender estrategias muy ambiciosas, principalmente en los ámbitos tecnológico y militar.

Si mantiene el actual ritmo de inversión en defensa, la carrera armamentística china será un factor de inestabilidad, que podría constituir una amenaza, no sólo para su entorno más inmediato, sino también para el resto de países.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

[1] Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (2015). Ficha País – República Popular de China.

[2] United Nations (2015). World Population Prospects: The 2015 Revision, Key Findings and Advance Tables.

[3] United Nations (2015). Obra citada.

[4] Fuente: Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial.

[5] Junto al dólar, el euro, el yen y la libra esterlina, el yuan formará parte de la cesta que utiliza el Fondo Monetario Internacional como indicador de referencia para sus operaciones financieras.

[6] Fuente: Fondo Monetario Internacional

 URL: http://www.imf.org/external/np/sta/ir/IRProcessWeb/data/802P816.pdf

[7] BP (2015). BP Statistical Review of World Energy 64th edition.

[8] Valle Padilla, Ana (2015). China en África a través de la energía. Una presencia con grandes implicaciones geopolíticas a escala global.

[9]http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/web/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/comentario-steinberg-eeuu-acorrala-a-china

[10] TPP, Trans-Pacific Partnership URL: http://www.sice.oas.org/TPD/TPP/TPP_s.ASP

[11] International Monetary Fund (2015). World Economic Outlook – Adjusting to Lower Commodity Prices.

[12] Acrónimo de cuatro economías emergentes: Brasil, Rusia, India y China, acuñado en 2001 por Jim O’Neil, analista de Goldman Sachs, para referirse al conjunto de los cuatro países. Posteriormente, los cuatro países se identificaron con esta idea, hasta el punto de que en mayo de 2008 tomaron conciencia de grupo e institucionalizaron sus relaciones. Además de constituir una asociación económico-comercial, han creado el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) con un capital inicial de 50.000 millones de dólares y un Acuerdo de Reservas de Contingencia, para solventar situaciones transitorias de escasez de liquidez. Para un análisis más detallado, consultar: Mariscal Garrido-Falla, Enrique (2015). BRICS ¿una realidad geopolítica?

[13] The International Institute for Strategic Studies (2015). The Military Balance 2015

[14] Department of Defense of United States of America (2015). Annual Report to Congress Military and Security Developments Involving the People’s Republic of China 2015.

[15] Valor en dólares corrientes. Incluye partidas no incluidas en el Presupuesto Oficial de Defensa, estimadas por Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI).

URL: http://www.sipri.org/research/armaments/milex/milex_database.

[16] Ramírez Morán, David. Ramírez Morán, David (2015). ¿Es la supercomputación una herramienta geopolítica?

[17] URL: http://www.top500.org/lists/2015/06/

[18] http://nextbigfuture.com/2015/08/china-will-upgrade-supercomputer-to-100.html

[19] Laborde Iglesias, Mario (2015). Frente a frente: las estrategias militares de Estados Unidos y China.

[20] Gallardo Fernández-Diez, Miguel (2015). ¿Destrucción mutua asegurada (MAD) en Asia meridional? Pakistán e India el lado inestable de un triángulo nuclear formado con China.

[21] García Sánchez. Ignacio (2014). China y su vecindario próximo. La prueba de fuego del desarrollo pacífico.

BIBILOGRAFÍA

BP (2015). BP Statistical Review of World Energy 64th edition. London. URL:http://www.bp.com/content/dam/bp/pdf/energy-economics/statistical-review-2015/bp-statistical-review-of-world-energy-2015-full-report.pdf

Department of Defense of United States of America (2015). Annual Report to Congress Military and Security Developments Involving the People’s Republic of China 2015. URL:http://www.defense.gov/Portals/1/Documents/pubs/2015_China_Military_Power_Report.pdf

European Central Bank (2015). Economic Bulletin, Issue 7 / 2015. Frankfurt am Main. URL:http://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/ecbu/eb201507.en.pdf

Gallardo Fernández-Diez, Miguel (2015). ¿Destrucción mutua asegurada (MAD) en Asia meridional? Pakistán e India el lado inestable de un triángulo nuclear formado con China, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento marco 23/2015

García Sánchez. Ignacio (2014). China y su vecindario próximo. La prueba de fuego del desarrollo pacífico, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Colección: Panorama geopolítico de los conflictos 2014.

Garris Mozota, Jorge (2015). Geopolítica de las migraciones; una aproximación a sus consecuencias: Frontex, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento de opinión 102/2015

International Monetary Fund (2015). World Economic Outlook – Adjusting to Lower Commodity Prices. Washington. URL:http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2015/02/pdf/text.pdf

Laborde Iglesias, Mario (2015). Frente a frente: las estrategias militares de Estados Unidos y China, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento de opinión 104/2015

Mariscal Garrido-Falla, Enrique (2015). BRICS ¿una realidad geopolítica?, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento de opinión 97/2015

Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (2015). Ficha País – República Popular de China. URL:http://www.exteriores.gob.es/documents/fichaspais/china_ficha%20pais.pdf

Ministry of National Defense The People’s Republic of China (2015). White Papers – China’s Military Strategy. Beijing

Ramírez Morán, David (2015). ¿Es la supercomputación una herramienta geopolítica?, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento de análisis 43/2015

Stockholm International Peace Research Institute (2015). Trends in World Military Expenditure, 2014. Solna, Sweden. URL:http://books.sipri.org/files/FS/SIPRIFS1504.pdf

The International Institute for Strategic Studies (2015). The Military Balance 2015 URL:http://www.iiss.org/en/about%20us/press%20room/press%20releases/press%20releases/archive/2015-4fe9/february-0592/military-balance-2015-press-statement-40a1

United Nations, Department of Economic and Social Affairs, Population Division (2015). World Population Prospects: The 2015 Revision, Key Findings and Advance Tables. Working Paper No. ESA/P/WP.241. URL: http://esa.un.org/unpd/wpp/publications/files/key_findings_wpp_2015.pdf

Valle Padilla, Ana (2015). China en África a través de la energía. Una presencia con grandes implicaciones geopolíticas a escala global. Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento marco 30/2015

World Bank (2015). Global Economic Prospect, Table 1, the global outlook summary. URL: http://www.worldbank.org/content/dam/Worldbank/GEP/GEP2015b/Global-Economic-Prospects-June-2015-Table1.pdf

World Bank (2015). Informe Anual 2015. Washington. URL:https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/22550/WBAnnualReport2015SP.pdf