Desde Siero a Afganistán

Redacción /Madrid.

Los componentes de la Fuerza Española en Afganistán (ASPFOR) XXXII han dicho adiós a sus compañeros de la Brigada de Infantería Ligera “Galicia” VII (BRILAT),  en un acto celebrado, el 19 de octubre, en el acuartelamiento “Cabo Noval”, en Siero (Asturias)

El jefe de Fuerza Terrestre, teniente general Juan Ignacio Medina, presidió y pasó revista a la formación. También estuvieron presentes, entre otros, el jefe de Fuerzas Ligeras, general Juan B. García Sánchez, y el jefe de la BRILAT, José Antonio Alonso.

En esta ocasión, la sexta en que la BRILAT es la unidad generadora de una rotación en el país asiático, el grueso del contingente lo aporta el Regimiento de Infantería Ligera “Príncipe” nº 3, y al frente de todos ellos se sitúa el jefe de la agrupación, coronel Fernando G. González-Valerio.

Esta rotación -que ha visto reducido su número en torno a un diez por ciento respecto a la anterior-, una vez que complete su despliegue, a finales del mes de octubre, asumirá el importante reto de replegar las Posiciones Avanzadas de Combate (COP) que todavía continúan operativas; cuando concluyan con esta tarea, todos los efectivos se concentrarán en la base “Ruy González de Clavijo” de Qala-i-Naw.

Además, serán los encargados de estrenar en zona de operaciones el nuevo mortero embarcado, uno de los sistemas de armas más sofisticados y punteros con los que cuenta el Ejército.

Despedida en El Ferral de Bernesga
Junto a los componentes de la BRILAT, forma el contingente personal de otras unidades como el Regimiento de Artillería de Campaña nº 63, que en esta rotación integran la Unidad Plataforma Autónoma Sensorizada de Inteligencia XI, encargada de operar los Vehículos Aéreos no Tripulados que se utilizan para dar protección a la Fuerza.

Su despedida tuvo lugar el mismo día pero en otra ubicación, en la base “Conde de Gazola”, y estuvo presidida por el jefe del Mando de Artillería, general Arturo García-Vaquero.


ARTÍCULOS RELACIONADOS