LEYENDO

La amenaza de China como nueva potencia militar

La amenaza de China como nueva potencia militar

poderio_militar_chino

Juan Pedro Fernández Hidalgo.

Algunos datos sobre China

China es una potencia que controla un extenso litoral, tiene más de 9 millones de km2 siendo la cuarta nación más extensa del mundo y cuenta con más de 1300 millones de habitantes. Debido a su elevada extensión, comparte fronteras con multitud de países.

Su territorio es muy diverso donde se intercalan grandes zonas desérticas con valles fértiles donde se asienta el grueso de su civilización, principalmente agrícola, a la vez que cuenta con grandes cordilleras. Sus recursos mineros son abundantes.

Con Pekín como capital, en China se encuentran algunas de las ciudades más grandes del mundo. Es un Estado multiétnico y multilingüístico, si bien destaca la etnia de los “Han” y la lengua del “chino mandarín”. El budismo es su religión predominante y su moneda principal es el yuan.

Desde 1949, fecha en que se proclamó la República Popular China (RPC) con Mao-Tse Tung como primer presidente, el país ha ido creciendo exponencialmente hasta conseguir ser la segunda potencia económica mundial, apoyada por el comercio internacional y la explotación de sus recursos naturales.

Al ser el primer consumidor de energía del mundo, no está exenta de involucrarse en conflictos que les permitan acceder al petróleo, gas y otros combustibles. A todo esto hay que sumar los esfuerzos de las autoridades chinas por evolucionar hacia un modelo económico que potencie el consumo interno (evolución de los productos “Made in China” al “Creado en China”)¹. Estos productos deben circular libremente por sus mares, de ahí el empeño en proteger éstos y reforzar su fuerza naval.

Evolución del gasto militar chino

China posee las fuerzas armadas más grandes del mundo con cerca de 3 millones de personas, de los cuales aproximadamente la mitad pertenecen a las fuerzas terrestres.

Al Ejército Popular de Liberación (EPL), la Armada y la Fuerza Aérea (apoyadas en sus inicios por gran cantidad de naves e instructores de origen soviético, ha logrado consolidarse como la primera Fuerza Aérea de Asia y la tercera más grande del mundo, sólo por detrás de EEUU y Rusia)², se le suman el Segundo Cuerpo de Artillería (encargado del armamento nuclear) y las Fuerzas de Reserva (cuenta con 1,5 millones de soldados).

El EPL ha ido reduciendo sus fuerzas paulatinamente, pasando de una gran fuerza terrestre a otra de menor tamaño pero más operativa y móvil, equipada con alta tecnología, con capacidad combativa en una guerra de alta densidad en la que está presente el ciberespacio³.

Con un presupuesto militar que pretende garantizar un equilibrio entre el desarrollo de la economía y la defensa nacional, las principales partidas se están empleando en modernizar el armamento, en infraestructuras, en la doctrina, en el desarrollo de recursos humanos y calidad del personal, en el desarrollo de sistemas no tripulados, etc⁴.

China ha aumentado su presupuesto de Defensa hasta alcanzar el segundo puesto en el escalafón mundial sólo por detrás de los EEUU, con un incremento de 127.000 millones de euros, lo que supone un aumento del 10,1 % con respecto al año anterior. Las previsiones indican que en 2020 esta cifra alcance los 260.000 millones de euros5.

Imagen1Según los expertos, estas cifras oficiales sólo reflejan una parte de la realidad, por lo que genera recelos en la Comunidad Internacional, dejando entrever que el rearme y la modernización que están sufriendo las Fuerzas Armadas están siendo espectaculares.

Ante estos recelos, Xi Jinping anunció que su país apuesta por el “desarrollo pacífico” y que “nunca perseguirá la expansión”. Sus miras están puestas en la modernización de su flota mediante una amplia gama de programas de desarrollo y adquisición de nuevos sistemas armamentísticos6.

En febrero de 2015 EEUU publicó su Segunda Estrategia de Seguridad Nacional, don de se hacía especial hincapié en fortalecer las relaciones con una China estable, pacífica y próspera, al mismo tiempo que se enumeraban los problemas derivados del cambio climático, la salud pública, el crecimiento económico y la desnuclearización de la península coreana, destacando las preocupaciones fundamentales con respecto al país asiático: sus disputas territoriales, su modernización militar, la situación de los derechos humanos y la democracia y la ciberseguridad.

Acto seguido, en mayo de este mismo año, la República Popular publicó la última versión de su Libro Blanco de Defensa “Estrategia Militar de China”, donde detallaban sus preocupaciones estratégicas y su voluntad en desarrollar capacidades militares en cuatro ámbitos: ciberespacio, espacio exterior, armas nucleares y océanos.

Todos estos acontecimientos, junto con la presencia en las aguas próximas de 10 nuevos buques, las noticias de los primeros vuelos de los aviones J-20, el desarrollo de misiles balísticos antibuque (ASBMs), misiles de crucero antibuque (ASCMs), etc; están desatando una importante carrera armamentista en esta zona7.

Implicaciones geoestratégicas para los países vecinos

La política del Gobierno chino apuesta por la mejora de las relaciones diplomáticas para resolver los conflictos derivados de las aguas en disputa con los países vecinos, tanto por la pertenencia de pequeños islotes como por el trazado de la frontera marina y aérea (ADIZ)8, en detrimento de un posible uso de la fuerza militar, potenciada en estos últimos años de manera exponencial9.

Como se ha señalado anteriormente, la defensa de las aguas anunciada en el Libro Blanco del Ministerio de Defensa Chino, ha provocado que sus vecinos asiáticos se muestren reticentes y expectantes ante las nuevas líneas abiertas desde el punto de vista estratégico. Un aumento del poderío naval chino es visto como una potencial amenaza por los países regionales10.

Con las miras puestas en la navegación marítima por el Océano Glacial Ártico, donde es posible que se abra una nueva ruta marítima debido al constante deshielo, hecho que provocará un importante descenso del tráfico marítimo en las principales rutas existentes, a la vez que producirá un importante abaratamiento de los transportes internacionales11. China se ha fijado en los recursos energéticos que se esconden por encima del Círculo Polar Ártico, petróleo y gas principalmente, haciendo que esta zona adquiera una vital importancia geoestratégica cuya explotación depende de las posiciones que vayan adoptando en estos años venideros, tanto por China como por sus países vecinos.

Estas grandes reservas energéticas vitales junto a otras aparecidas en los mares del oeste de Asia continental, además de los mencionados conflictos territoriales entre China y sus países cercanos, están condicionando la geoestrategia de todas las naciones implicadas en esta zona del mundo.

Aparte de la “futura apertura” de esta posible vía de navegación, no hay que olvidar que la segunda zona marítima más importante del mundo es la que enlaza Europa-África-Asia Oriental, donde China y otros países reciben la mayoría de sus productos energéticos por el Mar de la China Meridional; por lo que el control de esta área es de vital importancia para los intereses de los actores implicados. En este sentido, el papel de la República Administrativa Especial de Hong-Kong es crucial (China la mantiene en régimen especial bajo el modelo “un país, dos sistemas”).

El aumento de sus capacidades tecnológicas referentes a la extracción de crudo a más de dos mil metros de profundidad, ha inquietado a sus vecinos. Si a esto también sumamos, que en muchos de los territorios en disputa se han descubierto recientemente grandes reservas de petróleo y gas, entenderemos el vertiginoso aumento de las fuerzas armadas chinas en previsión a futuros conflictos con sus competidores, a la vez que ha incrementado la vigilancia de costas a través de medios no militares como la guardia costera12.

La amenaza que representa China en el entorno regional

Antes de mencionar las amenazas que China puede representar para sus vecinos asiáticos, conviene señalar las amenazas internas por las que actualmente está emprendiendo medidas preventivas. Hablamos del terrorismo, la pobreza, la contaminación y los separatismos violentos.

Se han emprendido acciones contra el extremismo y el terrorismo en la región encabezadas por la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), se están arrendando, por tiempo limitado, puertos e instalaciones logísticas con objeto de establecer un “collar de perlas” a su alrededor que proteja sus rutas petroleras por todo el Océano Índico (no podemos olvidar que existe una extrema dependencia de los recursos naturales y de las líneas de suministro), etc13.

Algunos expertos señalan que China no debería anteponer sus intereses internacionales a los regionales, por lo que debería promover un entorno estable y seguro dentro de su sociedad, centrando sus esfuerzos económicos en esta área.

La ausencia de instituciones regionales que medien en la resolución de conflictos provoca que los países se vean obligados a resolver sus asuntos de forma bilateral14.

En su entorno cercano, el objetivo de China es acrecentar su influencia en la región Asia Pacífico, principalmente en el área marítima, por lo que ha intensificado las maniobras militares navales como signo de poder a la vez que pretende disuadir a sus enemigos.

Al aumento de estas maniobras le sigue la retórica del “soft-power”, con la intención de seguir mejorando la inserción económica y el alineamiento político con sus vecinos. Pero esto no está impidiendo que crezcan las tensiones geopolíticas en el Pacífico Asiático por el desarrollo de programas militares de modernización de los distintos países y por las disputas sobre soberanías de islas y mares.

En el Mar Meridional, Filipinas ha protestado contra el “gigante asiático” acusándolo de querer construir una pista de aterrizaje o una instalación militar en suelo ganado al mar en el arrecife Johnson South (Islas Spratly), reclamado por Manila.

Taiwán, aliada tradicional de Japón e isla con una compleja situación jurídica y diplomática, ha sido reclamada en varias ocasiones como provincia por China, quien nunca la ha llegado a gobernar15.

Taiwán goza de la protección de EEUU, quien en 2010 le vendió sistemas antimisiles y helicópteros, hecho que provocó el cese de los contactos militares entre los “dos gigantes” hasta que se volvieron a reanudar durante la reunión en el escenario neutral de Singapur16.

Con Rusia como principal aliado, China pretende conseguir una frontera oeste lo suficientemente estable que le permita tener acceso a materias primas y recursos energéticos (la relación es de reciprocidad, de intercambio y cooperación). Para ello, las relaciones con los países de Asia Central también deben ser cordiales en vistas al desarrollo de la “ruta económica de la seda” que conectará Xinjiang con Europa17.

Rusia y China también “van de la mano” en las decisiones adoptadas en el Consejo de Seguridad de la ONU y en los foros de las naciones BRICS18. Además de que han alcanzado acuerdos de cooperación en el campo aeroespacial y de la informática.

En el Mar Oriental, China pugna con Japón dando lugar a multitud de altercados entre pesqueros, buques de guerra, patrulleros, etc, de uno y otro bando. A la vez que se ha apoderado de islotes en litigio (Islas Senkaku, por ejemplo). A todo ello hay que sumar la declaración sobre sus aguas de una Zona de Identificación Aérea (ADIZ) no reconocida por Japón, quien ha tenido que consolidar su alianza militar con Occidente.

Japón, en enero de este mismo año aprobó la mayor partida de su historia en defensa, además de utilizar este presupuesto para comprar terrenos en el archipiélago de Amami (sur del país) y para desplegar personal de sus Fuerzas de Autodefensa que realizaran labores de vigilancia.

La India, potencia con la que la RPC mantiene litigios por los territorios de Aksai y Arunachal Pradesh, está modernizando sus capacidades militares y sobretodo marítimas para poder hacer frente al mencionado “collar de perlas”19.

Con su vecina Corea del Norte (país del que no tenemos datos fiables debido a las sanciones impuestas por la comunidad internacional, a que no pertenece al Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial no cuenta con sus datos económicos, aunque sí conocemos que destina una parte muy importante de sus recursos al presupuesto de defensa, principalmente promovido por su cruel enfrentamiento con Corea del Sur), sabemos que existe cierta tensión debido al apoyo de China a dichas sanciones internacionales. China tampoco “ve con buenos ojos” el desarrollo de armas nucleares por parte de los norcoreanos.

Por contra, las relaciones entre Pekín y Seúl atraviesan uno de sus mejores momentos. China es el principal socio comercial surcoreano y los intercambios entre los dos países irán a más con el Tratado de Libre Comercio, dejando a un segundo plano su litigio por el Islote de Socotra20.

Con Afganistán, aliado estadounidense, se están incrementando los vínculos comerciales a consecuencia de la extracción de recursos minerales, aunque estas relaciones se están estableciendo muy lentamente debido a las dificultades por las que actualmente atraviesan los afganos.

Con Laos, Mongolia, Kirguistán, Tayikistán, Kazajstán y Uzbekistán, tiene relaciones de cooperación y beneficio mutuo. En Pakistán, China realizará la mayor inversión que los pakistaníes hayan conocido, según palabras de Hussain Nadim, funcionario del Ministerio de Planificación, Desarrollo y Reformas.

Las relaciones entre la República Popular China y Vietnam se normalizaron hacia 1991, con el fin de la Guerra Fría; y Birmania es el segundo socio comercial de China, según datos de la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático).

La amenaza que representa China en el entorno mundial

China insiste que su política militar siempre ha sido “pacífica y de naturaleza defensiva”21. Esto le ha valido a Estados Unidos para desarrollar una nueva estrategia de defensa para el siglo XXI, donde planea tener el 60% de su flota naval en el Pacífico para 2020, con nuevas inversiones y mayores capacidades22.

La transparencia, o falta de transparencia, de la política de defensa y capacidad militar china se ha convertido en motivo de preocupación para la comunidad internacional, lo que ha sido interpretado por la RPC como un acto de contención para evitar que alcancen un papel de mayor liderazgo en la región23.

Según la Administración estadounidense de Obama, EEUU pretende garantizar la defensa de los “bienes comunes globales”, basados en la libertad de navegación y sobrevuelo. Pero estas disputas sobre soberanía marítima entre estos dos contendientes pueden afectar gravemente al funcionamiento de la economía mundial.

Para paliar estos efectos, con EEUU se busca mejorar las relaciones de confianza mediante la notificación previa de las principales actividades militares, la gestión de crisis y la prevención de riesgos24.

Las relaciones sino-estadounidenses se orientan a buscar el beneficio de ambas potencias en el campo económico, político y militar (un ejemplo de ello son las maniobras militares conjuntas RIMPAC 2014), aunque con los últimos acontecimientos en los que EEUU ha enviado un buque de guerra junto a las islas artificiales de China, han enturbiado un poco las relaciones entre ambos países.

Ante esta situación, China ha optado por la modernización de las capacidades navales militares en toda Asia25. Por su parte, EEUU se ha centrado en fortalecer alianzas en la región Asia-Pacífico con Australia, Japón, Corea del Sur, Filipinas y Tailandia; así mismo, también ha promovido el acercamiento hacia la India, Indonesia, Malasia, Bangladés, Vietnam, Singapur y Nueva Zelanda26.

EEUU teme por la pérdida de su supremacía tecnológica a favor de China, por lo que una de sus prioridades es la de desarrollar armamento de última generación27.

En definitiva, la estrategia militar China tiene como objetivo establecer los medios y formas de contrarrestar en los próximos años las capacidades norteamericanas referentes a la inteligencia estratégica, la posibilidad de proyectar fuerza militar a nivel mundial y la supremacía tecnológica28.

China apuesta por la multipolaridad, por la que ningún país podrá actuar de forma individual y unilateral, apoyando el concepto estratégico de “ganar todos” (win-win); pero sin dejar de utilizar su principal arma geopolítica, la demografía. Omnipresente en todos los países del mundo, y perteneciente al grupo de potencias emergentes más importantes (BRICS) y como presidente de la CICA (Conferencia sobre Interacción y Construcción de medidas de Confianza en Asia)29 hasta 2016, se ha destacado como la principal prestamista del mundo.

La RPC y la UE mantienen relaciones económicas muy importantes. El 20% de las importaciones de la UE proceden de China, y el 10% de las importaciones chinas provienen de Europa. Pero existen algunos problemas provocados por las dificultades de acceder al mercado chino, según palabras del asesor del Centro UE-Asia, John Farnell.

En cuanto a Latinoamérica, China no es vista como una amenaza sino como un trampolín hacia nuevas inversiones y nuevas relaciones comerciales. China busca recibir futuros apoyos frente a presiones en relación a los derechos humanos o a situaciones de unidad interna como las del Tíbet, Xinjiang y Taiwán; además de la obtención de recursos y posiciones de poder preferentes. Es por ello, que el “gigante asiático” se ha marcado como objetivo el mantener buenas relaciones omnidireccionales con estos países (encabezadas por Brasil), las cuales son impulsadas por la ausencia de conflictos históricos entre ellos30.

Desde un punto de vista militar, se han realizado avances en el campo diplomático, con intercambios de militares (visitas oficiales, visitas de unidades navales, etc), venta y donación de equipamiento militar y armamento, etc.

En la misma línea adoptada en América Latina, China ha puesto sus miras en África donde al carecer de pasado colonial, tiene la benevolencia de los líderes africanos, quienes la ven como un modelo de desarrollo a caballo entre el capitalismo y el socialismo. Es en África donde China destina más de la mitad de su ayuda exterior31.

Posible evolución de la China militar

La evolución militar de China dependerá de la dirección que tome su Política de Defensa, donde se ha subrayado la especial protección de tres áreas diferentes: la soberanía, la integridad nacional y desarrollo de intereses nacionales32.

El retraso de las capacidades militares de la República Popular con respecto a EEUU y Rusia, y la carencia en cuanto a participación en combates recientes se refiere (no olvidemos que China hace años que no interviene en conflictos bélicos de gran importancia)33, han provocado que se esté llevando a cabo una exhaustiva modernización de sus Fuerzas Armadas, ya iniciada en los años 50 con la ayuda soviética.

La crisis financiera de Europa ha mermado la tasa de crecimiento de China, pasando del 14% de hace 3 años al 7 % actual, por lo que China ha adoptado por un cambio de estrategia donde se da más importancia a la calidad que a los excesos de capacidad34.

Con la estrategia del “softpower”*, pretende alcanzar en un futuro la supremacía militar y económica (es probable que China sea la mayor economía del mundo antes de convertirse en país desarrollado).

Uno de sus mayores retos es la expansión naval. China está potenciando su Armada, entre otros motivos, porque más de la mitad de la flota mercante mundial cruza los estrechos de Malaca, Sunda y Lombok, al mismo tiempo que bañan los Mares de China Meridional y Oriental, donde circula 1/3 del crudo mundial y el 30% del comercio marítimo mundial35.

Otro de sus objetivos es la modernización de su equipamiento y armamento. Ya cuenta con misiles DF-41, YJ-18 (tipo crucero), DF-21D (antibuque), aviones J-20 (cazas de quinta generación chino), J-31, J-15 (cazas multiusos), JL-9 (aeronaves de instrucción de combate),  buques de asalto anfibio, portahelicópteros tipo 071, armamento anti-satélite, etc. Pretenden aumentar el número de portaviones (actualmente sólo poseen el llamado “Liaoning”), submarinos nucleares, destructores y fragatas, entre otros. A todo esto se une el plan de disuasión nuclear y el desarrollo de las operaciones cibernéticas ofensivas36.

En cuanto a la carrera por el espacio o ciberespacio, inicialmente China colaboró con estadounidenses y soviéticos, pero actualmente ha emprendido su programa en solitario, desarrollando su primer laboratorio espacial (el modulo Tiagong 1), su propio sistema de navegación (Beidou) y sus propias lanzaderas (Larga Marcha 5)37.

Conclusión

Muchos estudios prospectivos realizados sobre el “gigante asiático” auguran un país al borde del colapso, haciendo especial hincapié en que el país está tomando una dirección cada vez más “capitalista”, anteponiendo los intereses económicos a los políticos. Cuando dichos intereses superen al propio sistema político, una desaceleración del sistema económico provocará el colapso del país, siempre y cuando surjan levantamientos populares medianamente organizados que adquieran relevancia a nivel nacional que hagan tambalearse al sistema.

Además, estos estudios tienen en cuenta el alto endeudamiento que se viene produciendo en los últimos años, un PIB per cápita bastante bajo, el progresivo envejecimiento de la población, la debilidad del sistema financiero (donde existen activos bancarios con elevado riesgo de impagos), y el estallido de la burbuja inmobiliaria (el precio de la vivienda viene cayendo en picado en los últimos meses). Todo esto, provocará el colapso de la economía y la migración masiva de millones de chinos, los cuales podrían llegar a desestabilizar países enteros.

Por otro lado, las predicciones más optimistas nos describen una China que seguirá siendo comunista y donde la estabilidad política seguirá teniendo el monopolio de la estabilidad social. Los problemas económicos venideros no serán suficientes para la desestabilización del país, quien ya ha superado anteriormente varias crisis como la producida por la Guerra del Opio o por la invasión japonesa.

Pero al margen de estos estudios, tanto negativos como positivos, lo cierto es que China está empezando a aunar esfuerzos para resolver sus problemas.

Considerada ya una superpotencia militar emergente, está cobrando cada vez más peso en los asuntos internacionales. Siguiendo esta misma línea, acaba de anunciar que apoyará las misiones de paz y que aportará mil millones de dólares al Fondo de Desarrollo y Paz de la ONU38.

Como ya hemos mencionado, Xi Ping está reduciendo el EPL donde la mayor parte del gasto de defensa se empleaba para pagar los crecientes salarios y gastos de su gigantesco ejército. También está reforzando las alianzas internacionales existentes (Rusia, Irán) y ampliándolas en otros lugares (América Latina) y ha consolidado su pertenencia al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Además, para paliar la casi inexistente presencia militar en el extranjero, China ha dado luz verde a la construcción de su primer emplazamiento a priori con “carácter defensivo” en África, en Yibuti.

Todo este rearme y modernización militar a gran escala es probable que se esté efectuando en previsión a posibles conflictos por la explotación de los recursos energéticos, estrategia que parece conocer EEUU, quien está ampliando su radio de acción sobre la República Popular (véase las posiciones estratégicas americanas en torno a ella como: Afganistán, Australia, Hawai, Japón, Guam, o Corea del Sur).

EEUU, que lleva años esforzándose por controlar las fuentes energéticas de Oriente Próximo y que actualmente, gracias al fracking, es ya autosuficiente en gas y crudo, tiene una importante porción del “pastel energético mundial”.

Un país con un importante crecimiento económico como es el caso de China, con gran presión demográfica y gran superficie, necesitará de gran cantidad de recursos energéticos para su desarrollo, no siendo suficiente con los recursos propios.

Por tanto, la carrera armamentística que está llevando a cabo la RPC y que está directamente orientada a la consecución de recursos energéticos que les serán necesarios en un futuro cada vez más cercano, no será suficiente para alcanzar a EEUU, quien le lleva bastante ventaja en este sentido; por lo que una supremacía china tendrá que esperar, al menos durante las próximas décadas.

–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

¹ Observatorio de la Política China (OPCh): Política china: Informe anual 2014.

² Según el “Military Balance” del Instituto Internacional para la evaluación anual de Estudios Estratégicos (IISS), donde se detallan las capacidades militares y la economía de defensa de 171 países de todo el mundo.

³ Josep Baqués, “Las Revoluciones Militares: el caso de China”, Revista de Estudios Políticos, No 166, (2014).

4 Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE).”Frente a frente: las estrategias militares de EEUU y China”. Mario Laborie Iglesias. Septiembre 2015.

5 Según presupuestos para 2015 presentados durante la inauguración de la Asamblea Nacional Popular. Marzo 2015

6 Instituto Internacional para la Paz de Estocolmo (SIPRI):” desde 2005 se ha producido un incremento drástico en la transferencia de armas hacia el este y el sureste asiático”.

7 Instituto Internacional para la Paz de Estocolmo (SIPRI):” desde 2005 se ha producido un incremento drástico en la transferencia de armas hacia el este y el sureste asiático”.

8 Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). “China y sus relaciones vecinales en el nordeste asiático. ¿Peligra la seguridad en Asia-Pacífico?”. Juan Carlos San Martín Naya. Abril 2015.

9 Tockholm International Peace Research Institute.

10 China’s Military Strategy. The State Council Information Office of the People’s Republic of China. Beijing. Mayo 2015.

11 Instituto Marítimo Español. Según la Russian Geographical Society “la vía marítima del Norte rivalizará con las rutas comerciales tradicionales en costes de servicio, seguridad y calidad”. Octubre 2011.

12 Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE. “La China actual. Geoestrategia en su entorno geopolítico (I parte)”. Julio Albert Ferrero. Septiembre 2015.

13 Idem.

14 En Europa existe la Organización para la Seguridad y la Cooperación y en África la Unión Africana, ambas instituciones intentan resolver los desacuerdos producidos entre distintos Estados.

15 Histórico primer encuentro en zona neutral (Singapur) entre los presidentes de China y Taiwán (Xi Jinping y su Ma Ying-jeou). Noviembre 2015.

16 Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). “Tensiones en el Mar de China Meridional”. LABORIE, Mario. Julio 2012.

17 Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China han firmado un acuerdo para abastecer de gas ruso a China por 30 años.

18 BRICS: engloba las cinco economías emergentes. Está formada por los siguientes países: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

19 Infodefensa.com “La India anunció el martes pasado que incrementará un 13,8% el presupuesto militar (35.700 millones de euros”). Marzo 2015.

20 El Acuerdo de Libre Comercio se llevó a cabo durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). Noviembre 2014.

21 El portavoz de la Asamblea Fu Ying declaró: “Ciertos países han estado vendiendo la idea de que China es una gran amenaza. Nuestra historia y experiencia muestran que la paz solo se puede mantener con fortaleza”. Marzo 2014.

22 Según declaraciones del Jefe del Pentágono Leon Panetta. Junio 2015.

23 Según declaraciones de Yoshihide Suga, jefe del Secretariado del Gabinete chino. Marzo 2014.

24 Libro Blanco de Defensa “Estrategia Militar de China” (EMCh). Mayo 2015.

25 Según establece el Departamento de Defensa de China en su proceso de “medidas graduales”. Mayo 2015.

26 Estrategia Militar Nacional (EMN), revelada por la Junta de Jefes de Estado Mayor de EEUU. Febrero 2015.

27 Real Instituto El Cano. “El Departamento de Defensa de EEUU ha expuesto la llamada «Third Offset Strategy» que se ha descrito como la Tercera Estrategia de Compensación, tiene por objeto primordial expandir las capacidades técnico-militares”. Luis Simón. Marzo 2015.

28 The Diplomat. “China Challenging All Foundations of US Military Power”. Parameswaram, P. Agosto 2015.

29 CICA (establecida en 1993 y que cuenta con 20 países miembros de Asia Oriental, Asia Central, el Sureste Asiático, Asia del Sur y Oriente Medio) es una plataforma multilateral para la discusión de salvaguardia de la seguridad en el continente.

30 Real Instituto El Cano. ”China en América Latina: repercusiones para España”. Mario Esteban. Octubre 2015.

31 The Global Business School (EENI). “Las relaciones económicas África-China. El comercio Sino Africano”. Febrero 2014.

32 Observatorio de la Política China. China insta a EEUU a acabar con las acciones que amenazan la soberanía y los intereses de seguridad de China. Noviembre 2015.

33 Algunas de sus últimas acciones han consistido en luchar contra la piratería somalí (Diciembre 2008) y la evacuación de colonos chinos en una peligrosa operación en Yemen (Marzo 2015).

34 Estimación del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el 2015.

35 Implicaciones del desplazamiento del centro del poder geopolítico en dirección Asia-Pacífico desde las perspectivas de la Unión Europea e Iberoamérica. Proyecto Internacional de Colaboración. Instituto de Estudios Estratégicos y Centro de Estudios e Investigaciones Militares de Chiles. Junio 2013.

36 Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). “Frente a frente: las estrategias militares de EEUU y China”. LABORIE, Mario. Septiembre 2015.

37 China sorprendió al mundo con el lanzamiento de un misil que destruyó un satélite suyo en órbita, algo que sólo realizaron anteriormente Rusia y EEUU. Enero 2007.

38 Xi Jinping en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU. Septiembre 2015