LEYENDO

El acto con motivo del 30 Aniversario de la Incorp...

El acto con motivo del 30 Aniversario de la Incorporación de la Mujer a las Fuerzas Armadas congrega a invitadas de excepción

Con motivo del 30 Aniversario de la Incorporación de la Mujer a las Fuerzas Armadas (FAS), el Espacio Fundación Telefónica organizó el pasado martes 16 de octubre un homenaje a la trayectoria y al papel que representan las mujeres en las FAS, la cultura y los medios. El evento contó con los testimonios de dos de estas pioneras, la Teniente Coronel Médico Ana Betegón Sanz y la Sargento Jefe de sección Isabel Cristina Vélez Echeverri, con la presencia de la Ministra de Defensa, Margarita Robles, la periodista y escritora Julia Navarro (a la que tuvimos el privilegio de entrevistar) y la soprano Ainhoa Arteta, en un evento conducido por la periodista Sonsóles Ónega.

La encargada de inaugurar el acto fue la periodista Sonsóles Ónega, dando la bienvenida a la Ministra de Defensa, Margarita Robles y al resto de asistentes, poniendo el foco en los treinta años que han transcurrido desde la incorporación de la mujer a las FAS y especial énfasis en las cifras de participación femenina que actualmente maneja la institución armada, con 15.286 mujeres que vienen a constituir aproximadamente el 12,7% de un total de efectivos que ronda los 120.596 militares. Cifras que, tal y como destacó la periodista, se encuentran por encima de las de la mayoría de países de nuestro entorno, superadas únicamente por Estados Unidos y Francia.

Sonsoles Ónega durante la presentación del evento/Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

Sonsoles Ónega presentando el acto/Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

Adicionalmente, se hizo referencia a la persona de Patricia Ortega, una de las tres únicas mujeres que hasta el momento ostenta el rango de Coronel, después de optar allá por el año 1988 a una plaza en el cuerpo de ingenieros junto a otras 25 decididas a ingresar en las FAS. Llegados a este punto la presentadora planteaba una de las preguntas más habituales al tratar estos temas: “¿para cuándo una General?”. Esta situación, que tanto desconcierto suele generar a  aquellos que desconocen el funcionamiento de la estructura militar, únicamente obedece a un criterio temporal y llegado el caso a los propios méritos del hombre o la mujer que opte a dicha promoción. En este caso se debe solamente a la posterior incorporación de la mujer a las FAS y al recorrido temporal exigido para alcanzar el rango de general con independencia del sexo, de manera que la respuesta es tranquilizadora y más pronto que tarde tendremos una mujer con el rango de General.

A continuación, Sonsóles Ónega invitó a Margarita Robles a subir al escenario para charlar acerca de estos 30 años transcurridos desde la incorporación de la mujer a las FAS. Durante la conversación la Ministra puso de manifiesto que jamás se habría imaginado pasando revista a las tropas, al mismo tiempo que destacaba la ilusión personal y el orgullo que le supone encontrarse al frente del Ministerio de Defensa, definiendo a las FAS como una gran familia compuesta por hombres y mujeres “preparados, entregados, responsables, disciplinados, con un sentido de la lealtad, con un sentido de los valores, del amor a España” dignos de remarcar en un mundo superficial donde cada vez se confiere menos valor a estas y a otras cuestiones fundamentales. Por todo lo anterior, apuntaba la Ministra que una de sus principales metas en el cargo es el dar a conocer las Fuerzas Armadas, especialmente entre los más jóvenes y entre las mujeres.

Margarita Robles y Sosóles Ónega en un momento de la entrevista/Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

La ministra de Defensa y Sosóles Ónega durante la entrevista inicial/Observatorio de Seguridad y Defensa CISDELa Ministra rememoró sus inicios en la carrera judicial y contó una anécdota personal que le aconteció tras aprobar, como primera de su promoción, las oposiciones a judicatura:

«…el Director de la Escuela Judicial tenía la costumbre de regalar un libro, al número uno de la promoción y entonces le sentó fatal eso de que fuera una mujer y me regaló el libro de Salvador de Madariaga -Mujeres Españolas- con una dedicatoria que decía “está muy bien ser juez pero es más importante ser esposa y madre” y al número dos de la promoción al que yo le había llevado un punto y medio por delante, le regaló Don Quijote de La Mancha por su caballerosidad de haberme dejado el número uno.»

Paralelamente, puso en valor el mérito de aquellas primeras mujeres dispuestas a comprometerse con la disciplina y los valores que caracterizan el mundo de las FAS, poniendo el acento sobre las dificultades a las que tuvieron que enfrentarse aquellas precursoras y a las que de forma especial debe enfrentar cualquier mujer a la hora de conciliar trabajo y familia. De ahí la mención a una de las medidas que el Gobierno pretende adoptar en materia de conciliación, dotando de guarderías al conjunto de cuarteles, con el fin de facilitar dicha compatibilidad. En este sentido, la Ministra hizo hincapié en la elevada sensibilidad que caracteriza a la cúpula militar en este ámbito concreto, enfatizando el carácter humano que indisolublemente va ligado a la autoridad.

Tras esta amena conversación y después de despedir a Margarita Robles, Sonsóles Ónega cedió el testigo a la escritora y periodista Julia Navarro, que sería la encargada de moderar la mesa a continuación. Antes de proceder a las presentaciones, la moderadora señaló la importancia simbólica de dicha conmemoración, las dificultades que tuvieron que ser superadas, la determinación de aquellas primeras mujeres y el resultado de todo ese esfuerzo.

De izda. a dcha.: la sargento Isabel Cristina Vélez Echeverri; la teniente coronel Ana Betegón Sanz; la escritora Julia Navarro, moderadora de la mesa; la soprano Ainhoa Arteta y la periodista Sonsoles Ónega/Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

Una de las primeras preguntas planteadas a las militares que participaban en la mesa, versaba sobre las sensaciones que sintieron la primera vez que se enfundaron el uniforme. La Teniente Coronel Ana Betegón Sanz, nos hablaba de cierto pánico inicial, comprensible teniendo en cuenta que en aquel entonces su primer destino, en El Goloso, estaba compuesto por 2800 hombres a lo que debemos sumar la presión añadida de ser pionero en cualquier materia. Un pánico que rápidamente fue sustituido por la sensación de pertenencia al ser bien acogida por sus compañeros. Por su parte, la Sargento Isabel Cristina Vélez Echeverri, nos refería que sintió sorpresa en un sentido gratificante. Otra de las cuestiones, indagaba en las motivaciones que llevaron a estas dos mujeres a incorporarse a las FAS. Las razones no podían ser más distintas y mientras para la Teniente Coronel el impulso fue la vocación, la Sargento fue movida por la necesidad.

La sargento Isabel Cristina Vélez Echeverri y la teniente coronel Ana Betegón Sanz interpeladas por la moderadora Julia Navarro/Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

En cuanto a la aportación de las mujeres a las FAS vista desde fuera, Sonsóles ponía el acento en la humanización del ejército a través de la mirada de la mujer y en el valor diferencial de un liderazgo femenino. La soprano Ainhoa Arteta, puso de relieve el ejemplo de superación que constituyen las mujeres de nuestras FAS y la importancia de los valores que las definen, unos valores que según la artista, no discriminan a ningún sexo y se encuentran muy por encima de la apreciación cotidiana que la sociedad hace de los mismos. En esta línea y por su experiencia personal, subrayó la enorme concienciación existente dentro del ejército, poniendo en valor a los hombres de nuestras FAS, a la hora de compaginar la vida familiar y laboral, incluso o precisamente en razón de ello, cuando ambas partes trabajan en la institución.

La soprano Ainhoa Arteta durante una de sus intervenciones/ Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

La periodista Sonsoles Ónega en una de sus intervenciones/ Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

Las dificultades en relación con la conciliación fueron un tema central a lo largo del coloquio y se preguntó a nuestras militares por su experiencia en este ámbito. La Teniente Coronel ponía de manifiesto las facilidades que siempre han puesto a su disposición y a la de su marido desde la institución, incluso cuando todavía no existían leyes que regulasen la conciliación en el ejército. La Sargento centraba la problemática en el día a día, especialmente con hijos menores, y en la necesidad de solicitar recurrentemente favores ante la ausencia de una regulación específica que afortunadamente en la actualidad ampara a nuestros militares, teniendo que depender en aquel entonces de la solidaridad de muchos compañeros militares y familiares de los mismos.

Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

Un hecho significativo, aunque no absolutamente representativo pero agradable de escuchar, fueron las declaraciones de ambas militares al afirmar que en su carrera y dentro de la institución no habían tenido nunca ningún problema significativo en razón de su sexo. La Teniente Coronel profundizó positivamente en una reflexión, “tengo diferencias y las agradezco” decía y tomaba en cuenta las limitaciones individuales en pro de la misión colectiva, resaltando como factor determinante la preparación de cara a aportar el máximo posible a los objetivos comunes.

Me quedo con las palabras de despedida de la soprano, la cual puso el broche de oro con su voz a un evento agradable y distendido.

La soprano durante su actuación de despedida/Observatorio de Seguridad y Defensa CISDE

 

“Gracias por todo lo que nos dais”


Analista de inteligencia en el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, Sección J9/Influencia y criminólogo. Especializado en análisis geoestratégico, del entorno de la información y cuestiones de género.

ARTÍCULOS RELACIONADOS