LEYENDO

El veto a la venta de bombas a Arabia Saudí hace t...

El veto a la venta de bombas a Arabia Saudí hace tambalear el megacontrato de Navantia

El veto del Ministerio de Defensa a la venta de bombas a Arabia Saudí ha supuesto el primer gran apuro internacional para el Gobierno. La noticia era filtrada a la Cadena Ser la primera semana de septiembre. El departamento de Margarita Robles rompía, según la información, un acuerdo alcanzado en 2015 con el país árabe para proporcionarle un cargamento de 400 bombas inteligentes guiadas por láser y procedía a la devolución del pago de 9,2 millones de euros ya efectuado por Riad.

Los proyectiles, que no son de fabricación española,  fueron comprados hace varios años al Gobierno de Estados Unidos. Estaban considerados como un excedente, ya que no iban a ser utilizado por el Ejército del Aire español y ante la necesidad de captar fondos económicos fueron puestos en el mercado. Arabia Saudí se interesó entonces  por ellos y el acuerdo de compra y venta se realizó en cuestión de pocos meses.

Sin embargo, con los papeles sobre la mesa el Ministerio socialista se echó atrás y decidió vetar la venta ante la posibilidad de que el país árabe los pudiera emplear en el conflicto que desde hace varios años mantiene Yemen.

Lo que no preveía el departamento de Robles es que, al tomar una decisión de carácter moral, se pusiera en peligro el mayor contrato exterior firmado por Navantia, sociedad pública española dedicada a la construcción naval civil y militar. Se trata de la construcción de cinco corbetas para la marina saudí, una personalización del modelo Avante 2200, por un montante económica de 1.800 millones de euros y que garantiza 6.000 empleos hasta el año 2020 en la bahía de Cádiz, una de las zonas con mayor tasa de desempleo de España.

Protestas populares por la cancelación del contrato

Los trabajadores de la empresa pública de astilleros salieron el pasado viernes a cortar algunas de las principales vías de comunicación para protestar contra el Gobierno. “La embajada de Arabia Saudí nos ha comunicado de forma oficiosa que van a valorar la cancelación del contrato si no hay una rectificación del Ministerio de Defensa”, explicó en ese momento Jesús Peralta, presidente del Comité de Empresa de Navantia.

La polémica obligó a la Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, a comparecer en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados. “Somos conscientes del gran impacto social que tiene en un región con un amplio índice de desempleo. El contrato está vigente y el Gobierno no va a poner en riesgo este contrato”, decía en alusión a la importancia del contrato de las cinco corbetas.

Comparecencia de la ministra de Defensa en el Senado / Defensa

También se desentendió de su responsabilidad tanto en la venta de bombas a Arabia Saudí, algo que fue aprobado en su momento por sus predecesores en el cargo, como de cualquier tipo de responsabilidad sobre el contrato de las corbetas. Según dijo, ninguna de las dos cosas son responsabilidad de la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso (JIMDDU) que ella preside, sino del Ministerio de Defensa.

Pero mientras la secretaria de Estado hacía esas afirmaciones en la Cámara Baja, la ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, decía que la decisión de Defensa de vetar la venta de bombas era únicamente “una declaración de intenciones que ahora tienen que pasar por diferentes matices” y que será finalmente la JIMDDU la encargada de decidir si la venta se hará o no finalmente.

Y todo parece indicar que se hará. Este mismo lunes ha sido la ministra de Defensa, Margarita Robles, la que ha hablado sobre la polémica. En una primera valoración durante un desayuno informativo ha dicho que se han sacado las cosas de quicio y ha pedido tranquilidad. Posteriormente, durante una comparecencia en la comisión de Defensa del Senado Robles afirmó que el Gobierno no va a dejar “en la estacada” a los trabajadores de Navantia. La ministra aseguró estar convencida de que un país “serio” como Arabia Saudí no vincula la venta de 400 bombas -en fase de estudio pero no suspendida- con el contrato de cinco corbetas: “Este Gobierno no tiene ninguna constancia, mas allá de alguna maledicencia, de que ningún contrato que se vaya a hacer en Navantia de San Fernando vaya vinculado a ningún otro contrato firmado con Arabia Saudí”.

 


Periodista y analista internacional. Experta en Seguridad y Defensa y Terrorismo

ARTÍCULOS RELACIONADOS