LEYENDO

La Civil Air Patrol. El largo brazo de la USAF

La Civil Air Patrol. El largo brazo de la USAF

Resumen:

No son militares profesionales ni reservistas, no van armados y ni tan siquiera tienen un contrato de servicios. Sin embargo, la Civil Air Patrol (CAP) va camino de celebrar sus bodas de diamante como el elemento auxiliar de la USAF, una organización de carácter voluntario y sin ánimo de lucro coordinada desde su cuartel general en la base aérea de Maxwell, en Alaska.

Media.defense/ A pesar de las apariencias, la CAP no es una institución militar, sino una rama auxiliar civil de la Fuerza Aérea.

Abstract:

They are not professional military staff or reservists, they are not armed, and they do not even have a service contract. However, the Civil Air Patrol (CAP) is on track to celebrate its diamond jubilee as the USAF’s auxiliary element, a volunteer, non-profit organisation coordinated from its headquarters at Maxwell Air Force Base, Alaska.

Palabras clave: CAP, búsqueda y rescate, aviación, cadetes.

Keywords: CAP, search and rescue, aviation and cadets.

INTRODUCCIÓN

A finales de los años 30 del pasado siglo, entusiastas de la aviación como Gill Robb Wilson o el alcalde de Nueva York, Fiorello LaGuardia, abogaban por el empleo de la aviación civil para aumentar las capacidades de la militar. Finalmente, con LaGuardia como Director de la Oficina de Defensa Civil, se redactó la Orden Administrativa 9, lo que supuso la fundación de la Civil Air Patrol el 1 de diciembre de 1941, justo antes de Pearl Harbor.[1]

wearethemighty/ La destacada contribución de la CAP a la defensa costera durante la II Guerra Mundial le dio su lugar como rama auxiliar de la Fuerza Aérea, pero no volvió a asumir misiones de combate.

Durante la II Guerra Mundial, su principal propósito fue permitir a pilotos privados y a entusiastas de la aviación poner sus aviones y sus habilidades de vuelo a disposición de la defensa civil. El proyecto resultó un éxito y la CAP asumió muchas tareas, como correo o vigilancia de fronteras, pero la más llamativa fue la de patrulla antisubmarina. A lo largo del conflicto, la patrulla costera de la CAP voló unos 400 millones de kilómetros, lanzó 83 bombas y cargas de profundidad, detectó 173 submarinos enemigos, atacó a 57, alcanzó a 10 y hundió dos.[2] El precio en vidas fue de 64 de sus miembros.[3]

La CAP se había ganado su lugar, pero no volvería asumir misiones de combate tras la guerra. La CAP se convirtió en una institución permanente el 1 de julio de 1946, cuando el presidente Harry S.  Truman firmó la Ley Pública 476, definiéndola como una corporación civil, voluntaria y organizada a nivel federal.

LA ORGANIZACIÓN

En la actualidad, la CAP sigue organizada conforme a un modelo militar y, de hecho, su comandante nacional es un general de división de la USAF. También hay un comité de gobernadores de once miembros: cuatro miembros de la CAP (el comandante nacional, su segundo y dos miembros propuestos por el Comité Nacional Ejecutivo), cuatro representantes de la USAF (nombrados por su secretario) y tres miembros de la comunidad de aviación nombrados por el comandante nacional de la CAP y el secretario de la USAF.

Su organización territorial consiste en ocho regiones y 52 alas, un ala por cada estado más una para Puerto Rico y otra para el Distrito de Columbia. Las alas se subdividen en grupos, escuadrones y, a veces, escuadrillas. Hay aproximadamente 1.600 unidades individuales. Su cuartel general en la base de Maxwell tiene casi 100 empleados civiles a jornada completa que se ocupan de la administración y del apoyo logístico de los aproximadamente 56.000 miembros de la CAP entre cadetes y veteranos por todo el país. Aunque pagado por la USAF, ese personal no es empleado de la misma ni son contratistas, sino que trabajan para la CAP.

Hay una pequeña unidad mixta, compuesta por personal de la CAP y de la USAF, ubicada en Maxwell y asignada a la Universidad del Aire que proporciona consejo, asistencia, enlace y supervisión. Otro personal de enlace es asignado a diversas unidades en las ocho regiones. Incluso algunos miembros de la reserva de la USAF asisten a la CAP mediante el Programa de Asistencia de la Reserva para la CAP.

En general, y aunque la CAP es una entidad sin ánimo de lucro según mencionada la Ley Pública 79-476, necesita unos recursos económicos que en su caso provienen de cuatro fuentes: cuotas de los miembros, donaciones privadas y empresariales y, como es lógico, una partida presupuestaria del congreso ejecutada principalmente a través de la USAF. Ésta proporciona los fondos para la compra y el mantenimiento de 555 aeronaves y unos mil vehículos de apoyo para la CAP. De hecho, la CAP constituye en sí misma la mayor flota aérea monomotor del mundo, ya que además de los aviones comprados por la USAF, los miembros ponen a su disposición los propios.

LAS MISIONES

En esencia, el Congreso en 1946 encomendó a la CAP tres misiones fundamentales: servicios de emergencia, enseñanza aeronáutica (hoy educación aeroespacial) y el programa de cadetes.

Media.defense/ Las misiones SAR son uno de los puntos fuertes de la CAP, con 108 vidas salvadas sólo en 2021.

Servicios de Emergencia

La CAP participa en tres de cada cuatro misiones de búsqueda y rescate de interior que se realizan en Estados Unidos gracias al Centro de Coordinación de Rescate de la Base Aérea de Tyndall, en Florida.[4] Eso, junto con su red de comunicaciones y la distribución de su flota, han hecho posible que la CAP salve un promedio de 100 vidas cada año.[5]

Este servicio es especialmente activo ante desastres naturales, como demostró en los huracanes de Florida en 2004 y Luisiana en 2005. En aquellas, como en otras ocasiones, las tripulaciones aéreas y el personal de tierra proporcionaron transporte para cargas y personal, así como fotografías aéreas que resultaron vitales para la gestión de crisis.

Otro servicio frecuente es el transporte de materiales médicos perecederos, como sangre y órganos para trasplantes. Sus clientes pueden ser las administraciones locales, estatales o federales, pero también agencias civiles como la Cruz Roja o el Ejército de Salvación. En cuanto a las Fuerzas Armadas, los aviones de la CAP suelen penetrar con permiso en espacios aéreos restringidos para que los pilotos de la Fuerza Aérea se ejerciten en interceptaciones a altas velocidades. Incluso prestan apoyo aéreo a la Guardia Costera.[6]

Además, la CAP también asiste al Servicio Forestal, a la DEA y a la US Customs and Border Protection en sus operaciones contra el narcotráfico. Sólo en 2005 voló unas 12.000 horas y participó en la aprehensión de drogas por valor de 400 millones de dólares.[7]

El Programa de Educación Aeroespacial

Se trata de un conjunto de cursos y actividades que cubren todos los aspectos de la aviación, desde la historia hasta la aerodinámica. Incluso hay varios programas para pilotos de la CAP para mejorar sus habilidades y obtener certificados de la Administración Federal de Aviación. Hay cursos obligatorios pala los cadetes que quieren ascender de categoría. Otros, en cambio, están reservados a miembros veteranos.[8]

El Programa de Cadetes

Los cadetes son los jóvenes que se unen a la CAP entre los 12 y los 18 años. Al cumplir los 18 pueden seguir como miembros veteranos o seguir como cadetes a los 21. Los cadetes que se unen a las fuerzas armadas (de hecho, representan aproximadamente el 10% de la USAF) y desean seguir en la CAP, deben pasar a ser miembros veteranos.

Media.defense/ Salvo unos pocos empleados en el Cuartel General, los miembros de la CAP son voluntarios. En caso de activación quedan cubiertos por un seguro y el gobierno les reembolsa los gastos imputables a su tarea.

Esos cadetes pueden ascender de empleo y pasar por cuatro fases de desarrollo: Aprendizaje, Liderazgo, Mando y Fase Ejecutiva. Un elemento interesante de este proceso es que, a medida que los cadetes van ascendiendo, se les pone a cargo de cadetes de menor rango. No se trata de un verdadero mando, sino más bien de una forma de guía y mentorización.

La CAP también dispone de varios escuadrones de cadetes en institutos de secundaria. El Programa de Enriquecimiento de la Escuela de la CAP proporciona a profesores formación en liderazgo a través del Programa de Educación Aeroespacial. Se trata de enseñar a los estudiantes nociones básicas de vuelo, física relacionada y también liderazgo. Se trata de un programa parecido al del ROTC[9] en las universidades.[10]

Los cadetes tienen una estructura jerárquica parecida a la de la Fuerza Aérea y pueden, si reúnen los requisitos, participar en el Intercambio Internacional de Cadetes del Aire. Para mejorar su formación, estos cadetes son invitados a vuelos de orientación en aviones de transporte de la Fuerza Aérea, como el KC-135, el KC-10, el C-130 y el C-17. También en helicópteros del Ejército como el UH-60 y el CH-47.[11]

LOS RECURSOS

Para sus misiones, la CAP mantiene una potente flota de aviones (principalmente Cessna 172 Skyhawk y 182 Skylane), planeadores de instrucción, vehículos terrestres y una red nacional de radio. No obstante, en los últimos años ha recibido nuevos aparatos que han brindado un importante aumento de capacidades. Por ejemplo, el Gippsland GA8 Airvan. De los 18 que opera la CAP, 16 incorporan el ARCHER[12] para la búsqueda de aparatos caídos basados en su firma espectral. Otros modelos de avioneta en uso son el Cessna 206 y el Maule MT-235. Los planeadores L-23 Sper-Blanik, y los Schleicher ASK-21 y SGS 2-33 son usados principalmente en el programa de cadetes.[13]

Algunos aparatos de la CAP están equipados con el SDIS, un sistema que permite enviar en tiempo real imágenes a cualquiera con una dirección de correo electrónico, lo que agiliza enormemente la coordinación en operaciones de búsqueda y rescate. De los 120 sistemas en uso, unos 100 fueron financiados por el gobierno federal y el resto por las autoridades estatales e incluso locales.[14]

Además de esta flota, muchos miembros ponen sus propios aviones a disposición de la CAP en caso de necesidad. Una misión típica de búsqueda aérea tiene que ser llevada a cabo por tres personas: un piloto que actúa como comandante, un observador que se encarga de las comunicaciones y la coordinación, y un rastreador que busca puntos de impacto y otros indicios.

Los miembros a veces también emplean sus propios vehículos en las misiones, por lo que se les reembolsa los gastos como llamadas, combustible y aceite.[15]

En cuanto a la imprescindible red de comunicaciones, la CAP dispone de más de 500 repetidores HF (SSB) y VHF (FM) estratégicamente ubicados por todo el país. Tanto las localizaciones como las frecuencias de radio están clasificadas por el Departamento de Defensa como Uso Oficial. Esta red está pensada para su uso en emergencias en caso de que no estén disponibles el teléfono o Internet. De hecho, en el trabajo diario las comunicaciones internas de la CAP se realizan principalmente por Internet. [16]

Alabamanews/ Voluntarios de la CAP transportan tests de Covid-19 en Pelham, Alabama. La pandemia ha supuesto unos 40.000 días de trabajo, la mayor movilización de la CAP desde la II Guerra Mundial.

LA RELACIÓN CON LA FUERZA AÉREA

Su uniformidad es la de la USAF, pero con insignias y distintivos de la CAP. Para los oficiales, el único requisito físico es mantenerse en los índices de masa corporal requeridos para vestir el uniforme. Para los que no puedan o quieran, es posible vestir el uniforme corporativo.[17]

La CAP tiene unas misiones determinadas por el Congreso y es la rama auxiliar oficial de la Fuerza Aérea, pero no es un componente de la reserva militar ni una agencia federal. Sus miembros no están sujetos al Código de Justicia Militar ni, lógicamente, tienen autoridad sobre militares norteamericanos. Aunque sus funciones están claras, sus estatutos aclaran que su papel de rama auxiliar sólo es aplicable cuando sus miembros y sus recursos participan en una misión oficial. En ese caso, la Fuerza Aérea reembolsa todos los gastos imputables, desde el combustible de los aparatos hasta las comunicaciones, y el personal está cubierto por el Acta de Compensación de Empleados Federales.[18] El resto del tiempo, incluso cuando apoyan a agencias civiles, es una organización sin ánimo de lucro.

A pesar de ello, el papel de la CAP para la Fuerza Aérea quedó reforzado el 25 de agosto de 2015 cuando el general Mark Welsh, Jefe de Estado Mayor, la incluyó en su definición de “fuerza total”. Ello implicó que el órgano de coordinación CAP-USAF pasase del Mando de Adiestramiento y Educación Aeronáuticos al Mando Aéreo de Combate el 24 de junio del siguiente año.[19]

CONCLUSIONES

Está claro que la CAP está más cerca de una organización como la antigua Cruz Roja Española que de una institución militar. Sin embargo, el apoyo financiero de la USAF, su implantación territorial y un marco legal bien definido, han sido capaces de canalizar un recurso inestimable como es una enorme flota de aviones particulares y la red de aeródromos repartidos por el territorio norteamericano.

El recurso a un voluntariado civil para complementar capacidades militares o policiales no tiene nada de nuevo y es en realidad bastante común en países con grandes extensiones de territorio y escasa presencia del Estado (Canadá, Suecia, Australia…).

En un país con la extensión del nuestro y con una flota aérea escasa (tanto la militar como la policial) y concentrada en un número insuficiente de bases, las ventajas potenciales de recurrir a una aviación civil de carácter voluntario son, por decir lo mínimo, dignas de estudio.

 

César Pintado Rodríguez

Capitán del ET. Reservista

Profesor del Campus Internacional de Seguridad y Defensa (CISDE)

1 http://frwebgate.access.gpo.gov/cgi-bin/usc.cgi?ACTION=BROWSE&TITLE=36USCSII

[2] https://web.archive.org/web/20090824165333/ y

http://www.capmembers.com/media/cms/u_082503081737.pdf

[3] http://www.tshaonline.org/handbook/online/articles/fby13

[4] http://www.aviationpros.com/press_release/10390229/civil-air-patrol-honored-with-international-award

[5] https://www.congress.gov/bill/113th-congress/senate-bill/309/actions

[6] https://web.archive.org/web/20211027032027/ y https://www.airpilots.org/international-air-pilots/north-america-region/the-masters-trophy-for-the-north-america-region/

[7] https://www.capmembers.com/media/cms/CAP_fact_sheet_2016_web_5475C098398E8.pdf

[8] https://web.archive.org/web/20151114172124/ y  http://www.gocivilairpatrol.com/about/civil _air_patrols_three_primary_missions/

[9] Reserve Officers Training Corps o Cuerpo de Formación de Oficiales de la Reserva, parecido a las antiguas Milicias Universitarias.

[10] https://web.archive.org/web/20060425133629/http://level2.cap.gov/index.cfm?nodeID=5243

[11]https://www.gocivilairpatrol.com/media/cms/The_NCO_Corps_Briefing_Baltimore_4E03C295A38DF.pptx

[12] Airborne Real-time Cueing Hyperspectral Enhanced Reconnaissance.

[13] http://www.nywgcadets.org/caperp/docs/netm.pdf

[14] http://thomas.loc.gov/cgi-bin/query/z?c106:H.R.4208.IH:

[15] https://www.gocivilairpatrol.com/programs/emergency-services/capabilities-handbooks-briefing

[16] https://web.archive.org/web/20070509033642/http://www.cap.gov/visit ors/members/cadet_programs/

[17] https://www.gocivilairpatrol.com/media/cms/CAP_RTC_2022_final_lo_res_1704C05E14730.pdf

[18] http://www.aviationpros.com/press_release/10390229/civil-air-patrol-honored-with-international-award

[19] https://www.gocivilairpatrol.com/membersed-training/level-ii-learning-phase


ARTÍCULOS RELACIONADOS