LEYENDO

EE.UU ordena la captura del petrolero liberado por...

EE.UU ordena la captura del petrolero liberado por Gibraltar

Apenas 24 horas después de que Gibraltar ordenara la liberación del petrolero iraní “Grace 1” detenido el pasado mes de julio, en medio de la escalada de tensión entre Teherán y Washington, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha emitido una orden para la captura del barco.

Recordemos que el “Grace 1” fue interceptado el pasado 4 de julio bajo la sospecha de estar transportando petróleo, concretamente 2,1 millones de barriles, con rumbo a Siria de manera ilegal.

Ya en su momento Teherán calificó la detención del superpetrolero como una “intercepción ilegal” y advirtió sobre las consecuencias que llevaría aparejadas dicho acto. No hubo que esperar ni dos semanas tras la detención del “Grace 1”, cuando Irán interceptó un barco con bandera británica, el “Stena Impero”, en las proximidades del estrecho de Ormuz alegando que el navío había violado las “leyes marítimas internacionales”.

La orden emitida por el tribunal federal estadounidense el pasado viernes, y dirigida “a cualquier agente de la ley debidamente autorizado”, ha ordenado la captura e incautación tanto del petrolero como del petróleo que carga a bordo. Adicionalmente también ha ordenado la confiscación de 995.000 dólares de una cuenta de banco estadounidense vinculada a la compañía iraní Paradise Global Trading LLC.

En un comunicado previo el Departamento de Justicia ya alertaba sobre la existencia de pruebas documentales indiciarias de un “esquema para acceder de manera ilegal al sistema financiero de EE.UU. con el objeto de apoyar los envíos ilícitos a Siria desde Irán por parte de la Guardia Revolucionaria”. No olvidemos que la Guardia Revolucionaria iraní se encuentra dentro de la lista estadounidense de grupos terroristas.

El comunicado también hacía referencia al papel del superpetrolero retenido en Gibraltar, alegando que “el esquema, fomentado por los engañosos viajes del Grace 1 involucra a múltiples partes afiliadas a la Guardia Revolucionaria. Una red de compañías fantasma supuestamente lavaron millones de dólares en apoyo de tales envíos”.

Por su parte Gibraltar ha justificado su proceder alegando que ha recibido garantías por parte de Irán de que el superpetrolero no navegara con destino a países que actualmente se encuentran “sujetos a sanciones de la U.E”, como en este caso ocurre con Sitia.

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, se pronunció sobre la controversia afirmando que “se ha privado al régimen de Assad en Sitia de más de 140 millones de dólares en petróleo”.

Hasta el momento ni Gran Bretaña ni Gibraltar se han pronunciado en relación con la orden emitida por el Departamento de Justicia estadounidense.

Desde Irán, su ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, ha condenado todos los esfuerzos de EE.UU. por paralizar la liberación del “Grace 1”, llegando a acusar al gobierno liderado por Donald Trump de “piratería”.

Conviene recordar que las relaciones entre Washington y Teherán han experimentado un gradual e ininterrumpido deterioro desde que Trump asumiera el cargo en 2017.

La tensión ha crecido paralela a la sospecha por parte de EE.UU. de que Irán continúa con sus esfuerzos para desarrollar armamento nuclear, algo que desde Teherán han negado categóricamente.

La retirada estadounidense en 2015 del acuerdo que limita la actividad nuclear en Irán y la imposición de nuevas sanciones contra la República Islámica, no han contribuido a mejorar el creciente clima de tensiones entre ambos países.


Analista de inteligencia. Especializado en análisis del entorno de la información y Defensa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS