LEYENDO

“Es un honor y un privilegio asumir el legad...

“Es un honor y un privilegio asumir el legado de Blas de Lezo”

El capitán de fragata Juan Carlos Pérez Guerrero es el actual comandante en jefe de la Fragata “Blas de Lezo”. Diplomado de Estado Mayor por la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas, es especialista en “Electrónica y Guerra  Electrónica” y “Propulsión Naval”  y desde que obtuviera su despacho como alférez de navío en 1996, ha servido embarcado en diferentes buques de la Flota, entre ellos: la Fragata “Canarias”, el Buque de asalto Anfibio “Castilla”, al mando del Buque Auxiliar “Mar Caribe” y posteriormente del Buque de Acción Marítima “Meteoro” participando en la “Operación Atalanta”. Otros destinos destacables en su trayectoria pasan por haber formado parte de la Sección de Operaciones/Preparación del Estado Mayor de la Flota, Secciones de Inteligencia y Logística del Estado Mayor del Mando Naval de Canarias y en las Secciones de Operaciones-Planes y Recursos del Estado Mayor del Grupo de Acción Naval-2; como ACOS N3 (Responsable de Operaciones) de la 20ª Rotación- EUNAVFOR ATALANTA bajo mando español a bordo del Buque de Asalto Anfibio “Galicia”; y en la Sección de Planes del Mando de Operaciones. Ha recibido diversas condecoraciones nacionales e internacionales, incluida una Felicitación Individual del JEMAD.

PREGUNTA. Recientemente ha tomado el mando, como comandante en jefe, de la fragata “Blas de Lezo” ¿Cuáles son sus cometidos y qué ha supuesto para usted asumir dicha posición?

RESPUESTA. Mis cometidos están relacionados con la toma de decisiones y, en consecuencia, con la dirección, la coordinación y el control de todo lo que pasa en el barco. De este modo, todo lo que se hace en el barco ocurre dentro un orden y con el consentimiento del Comandante y, en consecuencia, todas las atribuciones al personal de mi dotación son delegaciones, tácitas o expresas, del Comandante. Para desempeñar estos cometidos se dispone de dos organizaciones a bordo: la Operativa, preeminente, que sirve para emplear la fragata y realizar la Misión encomendada en la Orden de Operaciones, Ejercicios o Comisión, que se determine; y, la Administrativa que permite la administración de los recursos asignados. La coexistencia de estas dos organizaciones me obliga a establecer la preeminencia de órdenes o instrucciones impartidas, como norma general.

Respecto a la segunda parte de la pregunta resaltaría mi sensación personal de “ilusión y entusiasmo en el momento de asumir el mando; una responsabilidad y un reto en el que podré el máximo empeño profesional y personal”. Estas mismas palabras se las trasladé a mi dotación el día 14 de diciembre, recién tomado el mando, cuándo, además, trasladé unas palabras de reconocimiento y agradecimiento por el trabajo realizado y por el apoyo de las familias, apoyo indispensable, por otra parte.

P. ¿Con qué capacidades cuenta y qué misiones puede cumplir una fragata como la “Blas de Lezo”? ¿Cuáles son las más comunes?

R. Las características del buque están relacionadas con su movilidad, disponibilidad, versatilidad, interoperabilidad y autonomía, todas ellas necesarias para desempeñar los cometidos que se le pueden asignar de presencia naval, de control de mar, de proyección de poder naval, de apoyo a autoridades civiles, de conocimiento del entorno marítimo y de mando y control.

Normalmente estos cometidos se desempeñan en misiones de disuasión y defensa, de gestión de crisis y respuesta militar, de seguridad marítima y de protección exterior, siendo estas dos últimas las más frecuentes.

P. Los navíos construidos en España gozan de gran fama a nivel internacional. En comparación con nuestros socios europeos ¿en qué posición se encuentran nuestros buques de guerra respecto al resto?

R. Efectivamente, en este aspecto, España mantiene una posición privilegiada en Europa y en todo el mundo.

Por una parte, la participación de la Armada en la definición de los aspectos y especificaciones de diseño de plataformas navales y de la integración de sensores y sistemas tecnológicamente avanzados que éstas montan, dota a la industria de una importante base tecnológica que ha permitido a la industria naval española competir en el mercado internacional de exportación de buques y sistemas, lo que ha dado importantes réditos en términos económicos, tecnológicos, de creación de empleo y de prestigio nacional. Por otra parte, la intensiva preparación y alistamiento eficiente de nuestras unidades, conforme a estándares europeos y aliados, las convierten en buques operativos y resolutivos en las operaciones y misiones en las que participa.

En conjunto, nuestros buques de guerra contribuyen plenamente a dar prestigio a la Armada y a España, dentro y fuera de nuestras fronteras.

P. En 2015 la fragata “Blas de Lezo” recibió la bandera de combate ¿Qué supone este hito en la vida operativa de un navío de guerra?

R. Es una ocasión memorable en la vida del barco. La Bandera de Combate es una lujosa prenda simbólica que posteriormente se presenta en una vitrina en lugar de honor a bordo y nos recuerda permanentemente la función de un buque de guerra.

P. Recientemente conocíamos la participación de la “Blas de Lezo” en el ejercicio “Dynamic Manta” ¿Puede hablarnos de en qué consiste y cuál ha sido el papel de la “Blas de Lezo” en el marco del mismo?

R. Los ejercicios Dynamic Manta son unos ejercicios desarrollados por la OTAN, en el Mediterráneo Central, concretamente en el mar Jónico en las proximidades de la costa de Sicilia, para desarrollar las capacidades anti-submarinas y anti-superficie de las unidades participantes, pertenecientes a 10 naciones aliadas. En la edición de este año participan 9 buques de guerra, 4 submarinos, 7 aviones de patrulla marítima y 5 helicópteros antisubmarinos basados en la Base Aérea de Sigonella, en las proximidades de Catania (Italia).

En línea con los objetivos de la OTAN, desde un punto de vista táctico, la Blas de Lezo se adiestra, junto al resto de buques, para mejorar sus capacidades anti-submarinas y anti-superficie, así como de interoperabilidad con el resto de medios (buques, submarinos y aeronaves). Para ello, la Blas de Lezo participa activamente en todos los ejercicios planeados, aportando los extraordinarios recursos materiales y personales que proporciona una fragata de la clase “Alvaro de Bazán”.

P. El pasado año también conocíamos la noticia relativa a la aprobación de los planes que contemplan la modernización del arsenal militar español. Entre ellos figuraba la construcción y adquisición de 5 nuevas fragatas F-110 que vendrán a sustituir las actuales ¿Debemos ir despidiéndonos de la “Blas de Lezo”?

R. En absoluto, las fragatas F-110 aportarán capacidades complementarias a las F-100 y cubrirán una necesidad de la Armada, principalmente en la lucha antisubmarina. Hace 15 o 20 años se entendía que la mayor amenaza que tendrían las fuerzas navales sería la aérea. Para ello se diseñaron las fragatas F-100 (clase “Alvaro de Bazán”), a la que pertenece la Blas de Lezo, tercera de la serie, que son unas de las mejores plataformas del mundo en la capacidades de defensa antiaérea. Sin embargo, ahora, con el cambio de la situación mundial, hay que prever nuevos elementos anti amenazas submarinas. De ahí el proyecto de las F-110, que reemplazarán a las F-80, fragatas antisubmarinas, que entran en una antigüedad de 30 años y se empiezan a quedar obsoletas.

P. Cuando la vida útil de un barco llega a su fin ¿Qué le ocurre? ¿Se pierde su nombre o volveremos a ver una fragata “Blas de Lezo” más moderna en el futuro?

R. Conforme a la programación de los correspondientes ciclos de vida de las unidades, cuando se completa su vida operativa, entran en un proceso de baja de la Armada, causando baja en la lista oficial de buques.

Evidentemente el nombre de un buque no se pierde y es posible que sea asignado a otra unidad más moderna en el futuro.

Cómo ejemplo, anteriormente ya han existido otros buques con el nombre de este ilustre marino.

P. ¿Quién se encarga de bautizar los diferentes buques de nuestra Armada? ¿Cuál es el procedimiento?

R. Efectivamente, hay un procedimiento de bautismo de los buques de la Armada, que tradicionalmente se hace utilizando nombres de miembros de la familia Real, de marinos ilustres o de toponimia de España. Es el Estado Mayor de la Armada el que mediante una propuesta al Gobierno realiza el estudio del nombre de los buques de la Armada.

P. A nadie se le escapa que recientemente el nombre y la figura de Blas de Lezo han cobrado un notable protagonismo social. Ayer una figura relativamente desconocida para muchos, hoy un héroe español rescatado de la historia ¿Cuánto de nuestra historia ignoramos?

R. Creo que afortunadamente, esa tendencia está cambiando, y se está consiguiendo que la rica historia de España sea cada vez más conocida. La figura de Blas de Lezo es ampliamente conocida en países del Sur y Centro de América, como el héroe de Cartagena de Indias que impidió que los británicos, dirigidos por el Almirante Vernon, se hicieran con ese importante enclave geográfico y comercial y, en consecuencia, se extendieran por el Sur de América, como ya lo estaban haciendo hacia el Norte.

En concreto, no podría cuantificar ni fijar una respuesta concreta a esta pregunta, aunque resaltaría una frase reciente del Almirante López Calderón (AJEMA) a un diario digital que nos puede dar una idea de la importancia de la Armada en la historia española:  “Cuando la comunidad marítima lo ha hecho bien ha sido un éxito para España. Los fracasos navales han sido un desastre nacional”.

 P. Como no podía ser de otra manera la Armada siempre ha abanderado el nombre del marino vascongado ¿Qué supone para un marino de hoy continuar con un legado como ese?

R. Es un honor y un privilegio, también una responsabilidad añadida al cargo, que asumes como propio desde el primer momento, profundizando una de sus reflexiones más célebres: “mis arreos son las armas, mi descanso el pelear”.

P. En 2016, el NERC (Centro de Investigación Medioambiental del Reino Unido) organizó una iniciativa abierta, a través de la web “Name our Ship”, para bautizar uno de sus rompehielos. Lo que no esperaban los organizadores es que el nombre “Blas de Lezo” figurase entre las primeras posiciones y finalmente la “Royal Navy” eliminó dicha candidatura por considerarla ofensiva hacia Inglaterra ¿Se hicieron eco de dicho suceso? ¿Qué le hubiera parecido contar con un homólogo a lo “RSS Blas de Lezo”? ¿O “Blas de Lezo” solo hay una?

R. Efectivamente, fue una anécdota muy conocida y difundida por los medios españoles. Realmente, solamente puede haber una fragata “Blas de Lezo” y, además, con la enseña nacional izada en el palo y su nombre bordado en su Bandera de Combate.

P. Si tuviera oportunidad de cruzar unas palabras con el personaje histórico ¿Qué le diría?

R. Es una muy buena pregunta, que no tiene fácil respuesta aunque me hago todos los días de mar con el cuadro conmemorativo al Teniente General Blas de Lezo de mi Cámara. Le mostraría mi afecto y agradecimiento y, por supuesto, le pediría consejos para el buen gobierno del barco.

Mi Comandante, muchas gracias por todo.


Analista de inteligencia. Especializado en análisis del entorno de la información y Defensa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS